No te pierdas:
Inicio / Ciencia y Tecnología / El amor es cine

El amor es cine

A lo largo de la historia, literatos y artistas nos han hablado de amor. Nos han contado que puede ser un sentimiento mágico, maravilloso; a veces doloroso, insoportable, contradictorio. Puede que no se alejen mucho de la realidad ya que el amor es complicado y a veces difícil de entender. Pero ¿Y si preguntáramos a un científico qué es amor?

Cómo llega el amor a nuestras vidas

El primer paso consiste en encontrar a esa persona que encienda la mecha de nuestra química amorosa. Elegirla entre una multitud no es algo arbitrario. En esta selección intervienen factores culturales, sociales, las características físicas y psicológicas de la persona… Además, aunque inconsciente, juega un importante papel la herencia evolutiva de nuestra especie, que nos lleva a escoger personas que potencialmente puedan brindarnos una mejor descendencia.

Algunas teorías científicas sostienen que en nuestra vida realizamos mapas mentales que nos ayudan a encontrar pareja. Estos mapas mentales van formándose como resultado de nuestras relaciones sociales, experiencias, gustos, etc. El sexólogo John Money asegura que se crean entre los 5 y 8 años, así, antes de encontrar a la persona amada, ya tenemos ideas previas de cómo tiene que ser.

Aparece la atracción

Tras fijar el centro de atención, es muy importante la comunicación para que la relación prospere: Estudios sobre la actividad cerebral demuestran que para los hombres son más importantes los estímulos visuales y para las mujeres lo que escuchan.
Cuando se está con la persona deseada el cuerpo produce adrenalina y noradrenalina, hormonas que aumentan el pulso y estimulan la liberación de azúcares y grasas para aumentar el tono muscular; además, se incrementa la producción de glóbulos rojos para mejorar el transporte de oxígeno entre otros efectos. Nuestro célebre filósofo Ortega y Gasset acuñó una original expresión para definir dicho estado: “Imbecilidad transitoria”.

Nuestro célebre filósofo Ortega y Gasset acuñó una original expresión para definir dicho estado: “Imbecilidad transitoria”.

Por qué el amor mueve montañas

El enamoramiento surge cuando el cerebro comienza a producir feniletilamina, sustancia que incrementa la agilidad mental y energía física. Además estimula la producción de otras hormonas como la dopamina, norepinefrina y oxitocina. Este cóctel químico, unido a la disminución de serotonina (controladora de impulsos), es el que produce las tan mencionadas “mariposas” en el estómago. Esto se debe a que la frecuencia cardiaca y respiratoria aumenta al ver o pensar en la persona amada. Estos compuestos químicos, además, están relacionados con el área del cerebro vinculado al sistema de recompensas, que nos permite detectarlas y conseguirlas. Así, el enamorado de forma inconsciente centra toda su atención en un objetivo: Transmitir sus genes a la eternidad. No son de extrañar las hazañas que las personas pueden realizar por amor ya que, una vez este sistema está en marcha, poco se puede hacer.

¿Y después?

Es cierto que el enamoramiento no es eterno. La duración depende de cada pareja, pero suele ser de dos o tres años. Después la oxitocina y la vasopresina fomentan el apego, mientras que las endorfinas, proporcionan sensación de paz y seguridad. En esta etapa es importante la creación de lazos y proyectos comunes, para que la pareja se mantenga cuando la química deje de hacer de las suyas. Cuando una relación se rompe es típico el deseo de comer chocolate, ya que es una fuente de feniletilamina y puede simular los efectos del amor.

Entonces ¿El amor es todo química?

La antropóloga Helen Fisher responde que sí, alegando que todas nuestras emociones y sentimientos tienen su explicación científica. Sin embargo, esto no tiene por qué restar trascendencia al amor.
Cuando vamos al cine ponemos nuestros cinco sentidos a entera disposición de la película. Algunos saben cómo se ha realizado el filme, otros no; pero todos nos deleitamos con la magia de la gran pantalla.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Raíces cutáneas y libres

Son raíces mis pies cuando se enredan a tu verdad son mis pies raíces cuando tus lágrimas los riegan. Ascienden ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas