Home / Ciencia y Tecnología / Sana la comida
Tomates. Foto: Julien Errera (Flickr)

Sana la comida

Concienciar sobre qué comemos y la difusión de hábitos alimenticios ecológicos y saludables son algunos de los objetivos, muy a largo plazo según ellos, de esta emergente asociación de San José de la Rinconada.

Foto: Alejandro López

Foto: Alejandro López

Por todos es sabida la pésima calidad general que encontramos en nuestras fruterías últimamente. El problema no es que haya productos mejores o peores, sino la total desaparición de los buenos. La opinión general al respecto señala que esta fruta acaba en países como Alemania, que presuntamente la paga mejor, y de hecho en mercados como el londinense The Borough pueden encontrarse melocotones españoles como hacía tiempo que no veíamos. De la misma manera, la fruta que consumimos proviene mayoritariamente de países donde resulta más barata cultivarla, que pueden utilizar productos dañinos para madurarla en el trayecto. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que los tomates sabían a tomate?

Sin embargo, Antonio Delgado – uno de los miembros de Sana la comida – pudo indicarnos que además de los obvios intereses económicos, la pasividad de los consumidores es la que da vía libre a esta práctica. De esta manera, si la ciudadanía cambiara su actitud, un lento proceso se pondría en marcha. Un proceso que nos brindaría salud y bienestar a nosotros y al entorno. Obviamente, si por un producto importado y de mala calidad pagamos un euro, tendremos que pagar, por ejemplo, tres por uno local y respetuoso con el medio ambiente. Por mucho que lo intentemos, ni a largo plazo conseguiríamos que el producto local llegara al euro, pero sí al euro y medio. Esto reduciría la contaminación generada por transportes, impulsaría la agricultura local y mejoraría nuestra alimentación considerablemente.

Sana la comida pretende además brindar una loable labor de ayuda a personas con dietas especiales, como aquellas afectadas por alergias o intolerancias. Sufrir alguno de estos malestares llega a ser verdaderamente duro, y por ello algo tan simple como colaborar con recetas es crucial. Gracias a las reuniones, talleres y charlas informativas que pronto comenzarán a realizar, parece que lograrán el digno objetivo de sanar la comida.

Más información | Sana la comida

Imagen destacada | Julien Errera (Flickr)

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

TOSFERINA ¿DÓNDE ESTÁN LAS VACUNAS?

El desconocimiento de un hecho no lo priva de gravedad. Este es el caso de la falta de abastecimiento de ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies