Home / Comunicación / Cierre de Radio Televisión Valenciana

Cierre de Radio Televisión Valenciana

Este 27 de noviembre se convocará un pleno para poner fin al Canal Nou.

La cadena valenciana sufre una gran deuda, y las causas son varias. Se culpa a la Generalitat por los derroches económicos de estos últimos años (algunos medios recalcan que durante la candidatura del Partido Popular) en los que se hicieron miles de inversiones: La ciudad de las Artes y las Ciencias, La Ciudad de la Luz, la Formula1, lo invertido en futbol, el aeropuerto de Castellón, Emarsa (empresa de agua), Terra Mítica, la visita del Papa… Todos estos proyectos en un principio justificados, han costado cantidades inimaginables.9300549103_ec11059113_b

También llaman la atención los contratos astronómicos de algunos presentadores de esta cadena. Por poner un ejemplo, Mariñas cobraba mil euros por cada programa de Matí, Matí. Y no era de los más caros.

«La Generalitat tiene la obligación de priorizar los servicios básicos y garantizar, ante todo, una sanidad, una educación y unos servicios sociales de calidad, universales y gratuitos y ése es el objetivo prioritario de todas las actuaciones que emprende el Consell» fueron las palabras de Alberto Fabra durante su comunicado público. Muy tajante, no considera que la televisión pública sea ahora mismo un mecanismo útil para la sociedad. Respetando que la sanidad y la educación son altamente importantes, no deben infravalorar al medio público.

En resumidas cuentas, no encontramos con un medio que tiene una deuda que supera los 1.200 millones de euros, y no hay una razón que explique por qué se ha llegado a esto. Por lo pronto, el ERE que dejó en la calle a 1.000 trabajadores de los 1.600 que formaban la cadena, ha sido sancionado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Sentenció que habían vulneraron los derechos fundamentales y libertades públicas.Sin título

Radio Televisión Valenciana, canal 9 o Canal Nou como se pasó a llamar hace poco tiempo, fue durante mucho tiempo un medio “amigo” del gobierno. Una herramienta más para la Generalitat, ahora abandonada por que no es rentable.

Sin embargo el cierre de esta cadena nos es tan palpable que seguramente deje de existir. Esto se siente como un fracaso para el mundo de la información y la comunicación en España. Y nos viene a replantear si sería posible en un futuro el cierre de Radio Televisión Española (toquemos madera y crucemos los dedos). O que un efecto dominó se apodere del resto de cadenas autonómicas, y el mes que viene, por ejemplo, le toque a la de las Islas Baleares. ¿Usaran otros gobiernos autonómicos como escusa la falta económica para ir deshaciéndose de los medios?

Pero quizás esto sea necesario para que los medios de comunicación sean independientes. Que realmente sean medios públicos, que no dependan de las decisiones del gobierno de turno, y más de la propia población.

En el pleno del 27 de noviembre se puso fin a la cadena.

Imágenes de RPS y La Vanguardia

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies