Home / Creación Literaria / Efecto Mariposa
Mariposa.
Mariposa.

Efecto Mariposa

Me  miró de una forma tan profunda que me hizo pensar que iba a hablarme de uno de esos secretos  tan oscuros que hacen temblar a cualquiera. Estábamos tan cerca  que su aliento golpeaba mi cara. Me di cuenta por primera vez que esos ojos verdes estaban salpicados por motitas dorada. ‘Como un campo de girasoles’ pensé. Después de un extraño silencio, soltó como si nada:

“Quizás hayas oído hablar del efecto mariposa. Ese concepto complejo que dice que ‘El aleteo de una mariposa en Japón puede provocar un terremoto al otro lado del mundo’. El Efecto Mariposa, ese pequeño cambio que puede generar en consecuencia un cambio enorme. Qué curioso ¿Verdad? Pero esa curiosidad es visible en todos lados.

>>¿No te has dado cuenta  de cómo una simple acción por pequeña que parezca lo cambia todo?

>>Ese efecto mariposa nos afecta a todos. A tus padres, a tus amigos, a ti… y a mí. Contigo vi claro ese efecto. No fue tu mirada la que lo trasformo todo, sino la forma en la que me observabas como si yo fuese lo más importante. Como si el simple acto de pestañear te costase por el miedo de que me esfumase. Sé que siempre he sido muy frío e inestable. También soy consciente de que te he arrancado  más lágrimas que sonrisas y que he sido tu gato negro, tu espejo roto y tus martes 13. Sé que tus ojeras llevaban mi nombre. Una vez me dijiste que no tenía corazón, que todo lo de mi interior era piedra. Déjame decirte que quizás tengas razón, pero que esa piedra se hace arena cuando me besas. Quizás nunca me he portado como  te mereces pero créeme cuando te digo que tú has sido mi mariposa y que tú aleteó ha provocado en mi interior más desprendimientos que cualquier terremoto en cualquier lado del mundo.”

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Te Reto a Robarme el Corazón – Capítulo 2

Mis padres me decían cosas totalmente antagónicas ya que mi padre decía: – Un hombre solo llama una vez, si ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies