Home / Creación Literaria / La tumba de las luciérnagas

La tumba de las luciérnagas

Abatida por la desidia de los que tienen el poder, hundida por las negativas, decaída por la falta de juego limpio, humillada por el tiempo y fatigada por las especulaciones… Las cosas no siempre son fáciles, no todos son arco iris y lugares bucólicos en los que se palpan las luciérnagas y se respira un aire tan sano que intentas llenarte los pulmones hasta reventar y cierras los ojos…

Hay veces que cierras los ojos, pero para desaparecer, para hacerte de nuevo cuando estás roto, porque no ves el ambiente bucólico, porque no ves la hierba ondeando al viento,porque no ves el sol brillando, porque ni siquiera hay sol, porque no ves las luciérnagas brillar por la noche, porque solo ves su tumba, y solo vuelves a abrirlos para contener las lagrimas y mirar con rabia a un objetivo que no vas a abandonar, hasta que lo consigas.

Y esto solo son unas cuantas tontas lineas unidas con la finalidad de agradecerte que estés ahí para que vuelva a ondear la hierba, para que las luciérnagas no se mueran, para reparar el sol roto por tanto desdén, para poder volver a respirar con paz interior y pensar que tu hiciste mucho más de lo que te correspondía.

En estas lineas no vas a encontrar un discurso complaciente o unas palabras vanas, aunque bien es cierto que mis palabras no van a poder equiparar la bondad de tu gesto.
Quiero que sepas que aunque este triste y efímero relato quede en el olvido, yo jamás olvidare todo lo que has hecho por este motivo, mi motivo, mi vida.
En definitiva gracias por hacer posible cada vez más, que sólo vea las luciérnagas…

GRACIAS,

a Miriam Rosa Romero

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Decidí equivocarme

Decidí equivocarme

Decidí equivocarme, y como en tantas otras ocasiones miraba con ojos de niña lo que perdía, mientras renunciaba a ello. ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies