Home / Creación Literaria / Libros del 86
Calles.
Calles.

Libros del 86

De repente, mientras escribía sobre griegos en mi ordenador, me entraron muchas ganas de evadirme, de volver a la capital. Recordé la escena de Forest Gump corriendo por el seco desierto americano sin rumbo y miré hacía mi ventana. Tenía ganas de irme, de sentarme en el centro y perderme en alguna librería con suelo de parqué y libros con ediciones del 86, en las que cada vez que entro me pregunto qué sustenta a aquel establecimiento abierto. Luego recuerdo que quizás haya algún que otro chiflado como yo que entra allí en busca de una mirada que abrace cuando una está un poco perdida. No encontraba ninguna explicación a mi necesidad de huida. Pensé que el lugar al que siempre había ido de vacaciones, pasó a ser mi vía de escape y que mi propia casa se había convertido en una especie de hotel hogareño en el que te sientes –casi– como en casa. En ese momento, mi madre abrió la puerta y me preguntó si había cenado, que había croquetas en la cocina. Una sonrisa absurda en mi cara eliminó las ganas de marcharme. Y es que no era el hecho del hogar lo que perturbaba, sino el simple pensamiento egocéntrico de que cada vez que llegase de nuevo aquí, iba a seguir igual a cuando me marché, pero es que no puedo evitar que todo cambie, cuando yo lo hago cada día.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

¿Qué leen los polvorones? Consejos literarios para Navidad

La Navidad es esa época del año donde ese incesante trasiego de regalos y papel de colores llamativos inunda nuestros ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies