Home / Creación Literaria / Naufragio en el pasado
Recuerdo/ Foto: Laura Campos

Naufragio en el pasado

Vagaba con lentitud por las calles solitarias. No tenía prisa. Quería disfrutar de cada aliento de vida. Ayudado por su bastón, Nicolás, observaba a su paso, los detalles del edificado paisaje que iba dejando al andar.

Sus pies, se pararon en el lugar querido de su niñez, y también de su vejez, el parque. Nada había cambiado en él. El esperado otoño, ya había pintado las copas de los árboles con su cálida fragancia. Las hojas jugaban traviesas con el viento, formando pequeños remolinos. Respiró profundamente el único aroma de naturaleza que perduraba en la ciudad. El bastón marcaba firme el destino de su paseo. Un paso… dos… tres… y ante él, se vislumbraba su paraíso secreto. Un banco, rodeado de la más bella flora, abrazado bajo la sombra de un sauce llorón, que se acicalaba con disimulo en el reflejo del lago. Cansado, Nicolás, se acomodó en el asiento. Con un gesto, se quitó el sombrero para peinarse con la mano, los pelos alborotados que aún conservaba de su juventud. Apoyado en el bastón, contempló el sueño del Sol escondido entre los árboles. Cuadro de un ocaso que siempre disfrutó en compañía.

Con el último bostezo del astro, se rebuscó en su bolsillo el reloj para partir de vuelta. Sin embargo, para su asombro, sus arrugadas manos, gastadas del tiempo, sacaron una antigua brújula, que todavía funcionaba. Símbolo del más hermoso recuerdo de su historia. Sus ojos se cerraron, naufragando por una mente custodiada por un acantilado, donde las olas rugían contra las rocas furiosamente. En el paisaje, una inquietante brújula, posada en las manos de un joven Nicolás, no cesaba de girar. Caprichosamente, se inmovilizó en un claro rumbo. Alzó su vista en la dirección. Y allí estaba ella. Su amada eterna. Su dama de ojos oceánicos.
Respiró. La brisa otoñal le evocó la fragancia del perfume de ella. La brújula indicaba su vera. Abrió los ojos, queriendo acariciar una mano que ya no existía a su lado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Te Reto a Robarme el Corazón – Capítulo 2

Mis padres me decían cosas totalmente antagónicas ya que mi padre decía: – Un hombre solo llama una vez, si ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies