Inicio / Creación Literaria / Quiérete. Solo eso funciona
Di adiós al invierno / Reyes González
Di adiós al invierno / Reyes González

Quiérete. Solo eso funciona

Querida Marta:

A veces la ciudad me ahoga, se me queda pequeña. Pero bien sabes que no soy chica de campo, quizás por eso sigo aguantando. O porque todo lo que empiezo lo acabo.  Llámame cabezota.

No es que aquí no tenga motivos para quedarme, al menos por ahora, pero llevo días pensando cual será mi sitio, que quiere la vida de mí; y… o no hay respuesta o no estoy formulando bien la pregunta.

Busco y no me encuentro.  Ni siquiera ya me reconozco al mirarme en el espejo.

Sí, estoy demasiado guapa, tienes razón, y  tengo muchas, muchísimas ganas de… de…  de pintarme los labios de rojo y comerme el mundo, dejando marca.

Este reajuste, esta madurez me sienta como aquellos vaqueros pitillos que compramos en Zara, aquellos que me hacía un perfecto culito respingón.

Y es que ya, hemos dejado de ser aquellas niñas que correteaban en el patio procurando estar en casa antes de que anocheciera. Hemos cambiado las rutas en bicicleta por los paseos en moto, y juro que aunque a veces lo eche de menos, le firmaría un pacto al mismísimo diablo con tal de no volver atrás, de seguir avanzando.

Porque la vida no es más que eso, un conjunto de subidas y bajadas que conforman un camino, una ruta que no te lleva más que a  ti misma.

Y en cuanto a la recogida de manzanas, procura escoger aquella que más te satisfaga. La que más ilusión te haga, aunque el camino más fácil no siempre acaba siendo el más llevadero. A la larga todos pagamos las deudas.  Ya sabes cómo se las gasta la Hacienda pública de la vida: todo lo que escupes al cielo, te acaba cayendo encima.

No te preocupes por ser buena persona, con que sientas que lo eres, asumas tus derechos y jamás olvides tus responsabilidades, es suficiente.

Llénate de todo lo que puedas: libros, películas, canciones… llénate de recuerdos, de personas, de vida. Sonríe, que si nos quitan la educación y la sanidad, de alguna forma habrá que luchar en el mundo.

Aprovecha lo que tienes, si puede ser antes de que deje de serlo. Porque en el fondo tu y yo sabemos que no nos pertenece, aunque tratemos de ser felices pensando que sí. Confíate tu felicidad a ti mismo, a tus fuerzas, a tu energía. Sé la constante que haga la parábola, la curva de tu felicidad, ya te lo he dicho: tu sonrisa.

Todo va encajando y a la vida hay que ayudarla. Bien lo sabes tú que naciste para esto.

Desde esta ventana el verde se respira mejor, la primavera ya barre los últimos papelillos carnavaleros. El azahar también se asoma ya, aunque cede el paso al ya conocido incienso. Nos hemos quitado la máscara, y en esta carta queda desnuda mi alma. Ya sabes  que me gustaría contarle a la gente que me pregunta que qué tal. Más últimamente, son pocos los que lo hacen. A penas un café basta para reseñarles a modo de titular lo que me pasa, y siento que eso no es suficiente. Por eso te escribo estas líneas.

El mundo no se para a querer. Nacimos fuera de época. Eso ya no se lleva. Si acaso un whatssapp…  por eso repito, te escribo estas líneas. Sigo pensando que no hay superficie mejor que un papel dónde caer muerta. Te encomiendo que mi epitafio sea un te quiero. Si alguien se acerca alguna vez a la tumba, ¿Qué mejor manera de agradecérselo?

Bajo ningún concepto olvides que a ti como nadie, que entre nosotras nunca fue querer más, sino querer bien. Ya sabes aquello que dicen “¿Y si en vez de querernos mucho, probamos a querernos bien”?

Besos

Tuya siempre

Foto: Reyes González

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Precipicio.

Querida persona, ¿Me haría usted el favor de saltar conmigo?

Querida persona: Querida persona que lee esta carta, no me importa de donde vengas, ni a donde vayas. No me ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas