Home / Cultura / Cine / «¿Cine de autor o comercial?» Reflexión a partir de la novena sinfonía de Tarantino

«¿Cine de autor o comercial?» Reflexión a partir de la novena sinfonía de Tarantino

¿Se está perdiendo el cine de autor? Podríamos pensar eso viendo el panorama actual: las salas abarrotadas de un cine comercial (que no malo) con el que cada película parece un calco de la anterior, sin apenas representación de lo que hace cincuenta años se denominaba «Cine de autor». Es una realidad que el público mayoritario ha cambiado su afición por un cine reflexivo hacia uno que te evade de la realidad. Y sinceramente, no les culpo ya que creo que el cine es evasión de la realidad, no queremos ver las desgracias a las que nos enfrentamos diariamente.

Sin embargo, dudo mucho que se esté perdiendo el cine de autor, ya que hay bastantes ejemplos de autores cinematográficos actualmente que se podrían enfrentar cara a cara a Truffaut, Godard, Wenders, Kubrick… Ah, no, que nos olvidamos que Kubrick hacía cine comercial… Bueno, pues Hitchcock… Espera, si este también hacía cine comercial. Pues muy sencillo, Wilder… ¿No? ¿También hacía cine comercial?

No se si veis por dónde quiero ir. Vivimos con la constante de afirmar que el cine de autor no puede ser comercial y viceversa. Y sin embargo nos encontramos a día de hoy a autores tan estimulantes como comerciales como pueden ser Aronofsky y su soberbia «Cisne Negro», Linklater y su perfecta trilogía «Before» o su estimulante «Boyhood», Sofía Coppola y su ¿brillante? «Lost In Translation» (no se, a mí nunca me ha gustado esta autora) o con ejemplos tan cercanos territorialmente como es Pawel Pawlikowski y, por lo menos para mí, su obra maestra, «Cold War».

«Cold War» de Pawel Pawlikowski, ¿obra maestra o tomadura de pelo?

Son ejemplos de cine de autor y comercial, que conviven perfectamente en el público y no crean una élite de sabiondos cinematográficos que afirman «que un cine comercial no es verdaderamente cine». Y sinceramente, creo que por eso está aquí Quentin Tarantino: para «darles una patada en la boca».

Os lo diré de antemano. Tarantino es uno de mis directores favoritos pero a la vez su cine no me parece cosa del otro mundo. Disfruto muchísimo con cada una de sus composiciones y recortes de otras obras (pues bebe muchisimo de Kurosawa, Leone, Ford y hasta Peckinpah), pero no me parece nada del otro mundo. Para mi no es un maestro del que aprender, sino un alumno que ha sabido encontrar su lugar (y un alumno de sobresaliente).

Tarantino ha logrado, cogiendo sus películas favoritas y realizando collages perfectamente encajados, labrarse una de las carreras cinematográficas más estimulantes, autoriales y comerciales de la historia: sabe lo que el público quiere ver y sabe lo que el quiere ver y simplemente lo hace. Y es lo que se le da bien: la gamberrada bien hecha. Es más, cuando se ha puesto serio («Los Odiosos Ocho» sería un ejemplo) lo hace francamente mal, desde mi perspectiva.

Sin embargo, Tarantino tiene su propia marca que repite a lo largo de sus, hasta ahora nueve, películas. Y a Tarantino se le considera el gran autor del cine actual. Y yo os digo ahora… ¡Sorpresa! ¡Es un cine de autor comercial!

Y diréis muchos: Tarantino solo sabe copiar. Si. Lo confirmo. Tarantino solo sabe copiar y copia de puta madre. Pero es que el cine de antaño era una copia del anterior: Truffaut tomó tintes del realismo italiano, Kurosawa del cine de entre guerras, Wilder y Brooks fusilaron el humor de Lubitsch, Lucas rehizó a Kurosawa, al igual que Leone… Tarantino se ha dedicado a emular a sus maestros: se ha inspirado en ellos al igual que sus maestros se inspiraron en los suyos.

Diferentes comparativas del cine de Tarantino con el cine de sus maestros.

¿Y como puedo afirmar esto, valorando a la vez, la que a mi me ha parecido brillante y redonda «Érase una vez en Hollywood»? Pues bien, comenzamos con la creación de personajes. En esto no hay discusión (o creo que no debería haberla): es de los mejores creadores de personajes que existen, a la altura de Truffaut (si bien nos acordamos de su pentalogía «Las Aventuras de Antoine Doinell», en la que crea personajes reales completamente creíbles). Le sumamos a esto una puesta en escena que mezcla a Leone (todas las secuencias del rodaje son brillantes) y del primer Brian de Palma (pues recuerda bastante a «Carrie» toda la secuencia de la comuna hippie de Charles Manson). Y como veís, aún así ha logrado una película personal con su marca autorial que no silencia a sus maestros, sino que los alaba.

¿Es la novena sinfonía de Tarantino una película de autor? Completamente. ¿Es una película comercial? Sin lugar a dudas.

Entiendo que pueda no haber gustado a parte del público ya que, en palabras de un buen amigo mio, no cuenta nada a lo largo de sus casi tres horas, y entiendo que haya gente a la que eso no le haya gustado ya que es un cine ¿díficil?. No, no creo que sea díficil, sino diferente, distinto al horror vacui narrativo al que nos tiene acostumbrados la industria cinematográfica actual, pero que no te guste esta película o que te haya parecido mala no te convierte en un mal espectador ni a los que nos haya encantado en sabiondos que tenemos la razón, ya que se nos olvida lo esencial del cine: da igual que sea buena o mala, que te guste o no, esto es cine, se puede disfrutar o no pero cada espectador es único y disfruta o le desagrada lo que le haga disfrutar o lo que le desagrade y eso es lo hermoso del cine: hay de todo para todos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

«ESO Capítulo 2» de Andy Muschietti tendrá versión extendida

El director anuncia una versión extendida que pondría a la película rozando los 200 minutos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies