Home / Cultura / La chica de ayer cumple 35 años
Nacha Pop
Nacha Pop

La chica de ayer cumple 35 años

El primer gran álbum de la Nueva Ola española y debut homónimo de Nacha Pop cumple 35 años y las imperecederas canciones de Nacho García y Antonio Vega siguen sonando tan frescas como hace tres décadas.

Corrían los años 70, tiempos de cambios que pedían a gritos un resurgir de la escena musical española. Los enérgicos rasgueos de guitarra llegados desde fuera arrastraban a los jóvenes  a una escena musical con la que se sentían identificados. Los grupos británicos y americanos ponían voz a una generación que quería ser escuchada. Volvamos al Madrid de finales de los años 70. Unos cuantos amigos tienen un grupo. Tocan, se divierten, saben que están creando algo, y sin saberlo se montan en un metro madrileño que los lleva directos a la cultura popular de nuestro país.

Nacho García comenzó a hacer música con sus compañeros del Liceo Francés, Jaime Conde y Carlos Brooking. Al grupo, en ese entonces llamado Uhu Helicopter antes de ser conocido como Nacha Pop, se le unió Antonio Vega, primo de Nacho.

Por aquel entonces, para los chavales era difícil enterarse de lo que estaba pasando fuera, pero sin duda, Nacho, gracias al cosmopolitismo del Liceo, era uno de los más enterados. Incluso acudía a las oficinas de la discográfica Polydor para formar parte en una especie de estudio de mercado en el que un grupo de jóvenes daban su opinión sobre los singles internacionales de la discográfica, para ver si merecía la pena distribuirlos por España.

En una de esas sesiones, Nacho comentó que él también tenía un grupo de música, y el A&R de Polydor, encargado de descubrir a nuevos grupos, no dudó en grabarles una maqueta. En esa primera grabación ya había una primaria versión de «Chica de ayer» junto a temas más punkies como «Gasoleo» meo o «No te quiero nena».

Por aquel entonces ya se escuchaban por Madrid a grupos nuevos como los Zombies, Radio Futura o unos primerizos Los Secretos, pero solo Nacha Pop consiguieron que su maqueta sonara en la radio, algo inusual que hizo que los oyentes se interesaran en su música. Incluso telonearon en 1979 al grupo post-punk británico Siouxsie & the Banshees, en el último concierto del teatro Barceló antes de convertirse en la discoteca Pachá.

«Chica de ayer», la atemporal canción compuesta por Antonio Vega en una playa de la Malvarrosa forma parte de la cultura pop de nuestro país. Nunca se ha llegado a saber quien era la chica de ayer a la que se refería, llevándose Vega el secreto al fallecer, quizá para dejar que cada uno encuentre a la suya

Los sellos musicales se habían empezado a dar cuenta de la relevancia de la escena underground madrileña, y aunque Polydor había mostrado interés por Nacha Pop, estos acabaron con Hispavox. Los primerizos Nacha Pop se adentraron en la muchas veces complicada odisea de la industria musical, teniendo cantidad de problemas con la discográfica. Jaime Conde tuvo que abandonar el grupo y ser sustituido por un batería más experimentado. El elegido fue un conocido de Antonio Vega, Antonio Martín, conocido como Ñete, y a pesar de los ocho años de diferencia que se llevaba con el resto del grupo se integró rápido, incluso dijo que se sentía rejuvenecido cuando tocaba el pop rock juvenil de los Nacha.

El primer gran problema llegó cuando la aún anticuada discográfica no demostró confianza con el grupo, dando mucha más importancia a artistas comerciales como Bertín Osborne o José Luis Perales, dejando promesas sin cumplir y creando una atmósfera turbia entre Hispavox y el grupo.

Antonio Vega y compañía tuvieron que grabar su primer LP en horarios irregulares, a altas horas de la noche, y a pesar de la insistencia de su productor, el famoso Teddy Bautista, el disco fue mezclado a la antigua. Los técnicos de la famosa Hispavox aún no habían experimentado la renovación generacional,  por lo que hicieron que el disco sonara a vieja escuela, con la voz demasiado alta en comparación con los instrumentos. El técnico nunca los convenció, sin embargo volvieron a repetir los acetatos un par de veces más hasta conseguir un sonido más parecido a lo que ellos querían. En la contraportada del disco podía leerse «Este disco debe ser reproducido a niveles perjudiciales para el oído» a petición de Nacha Pop para que la gente lo escuchara realmente como ellos querían que sonara.

A pesar de todos los inconvenientes el disco salió unos meses después de acabar la grabación, en otoño de 1980, pero la escasa difusión que le dio la discográfica hizo que las ventas no superaran las 20.000 copias, una cifra muy respetable para un grupo primerizo pero que no cumplieron las expectativas. Lo mismo ocurrió con los debuts de Radio Futura o Zombies. Demasiado hype por 1980 y por la Nueva Ola.

Con el paso del tiempo cambiaron de discográfica para volver a Polydor, con la que sacaron sus siguientes discos. Fueron forjando una apasionada base de fans y evolucionaron como grupo hasta su disolución en 1988.

La ilusión y las ganas de cambios de aquella generación estuvo acompañada por muchas de las canciones de Nacha Pop, consiguiendo un lugar en la memoria colectiva. Ni el paso del tiempo ha hecho envejecer a la chica de ayer, de la cual siguen enamorándose las nuevas generaciones.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Ganadores y resumen de los ‘Brit Awards’ 2018

Una vez mas se han celebrado los premios musicales más relevantes del Reino Unido, los Brit Awards que, en esta ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies