No te pierdas:
Inicio / Cultura / Reseña: La casa de los espíritus

Reseña: La casa de los espíritus

América latina ha sido cuna de grandes obras de la literatura de la lengua española. Quizá se deba a la realidad tan diferente a la de España. Ya sea social, cultural o política.

Hablar de la casa de los espíritus es hablar de Sudamérica.

Se trata probablemente de la obra cumbre de esta autora y en su lectura nos damos cuenta de ello. Seguimos el linaje de una familia en la cual cada personaje es poseedor de cualidades a cada cual mas fantasiosa. Hechos desconcertantes se nos son mostrados a lo largo de toda la obra. Perros que son casi monstruos, mujeres que nacen con el pelo verde, hormigas que pueden ser convencidas de que abandonen su condición de plaga y un largo etcétera. Todo esto nos introduce pronto en una realidad que parece alejarse velozmente de la nuestra, pero que sin embargo nunca deja de ser la misma. Este género es llamado realismo mágico y es el buque insignia de la literatura sudamericana. América latina es un continente recientemente descubierto (históricamente hablando) y al igual que su vecina América del norte fue colonizado masivamente. La diferencia entre las dos Américas es que el desarrollo económico y político de la vecina del sur no fue tan favorable como la del norte.  Todo esto nos deja un continente abrupto y convulso. Estas mismas condiciones dieron lugar a un escenario donde los mitos y las leyendas callejeras estarían por siempre suspendidos en el aire. Incluso lo más extravagante puede pasar por un hábito cotidiano. Esta es la marca de América latina.

espíritus/novela

Dicho esto, el lector se embadurna en una sinfonía de sucesos extraordinarios  y es testigo de cómo una familia en apariencia corriente puede ser protagonista de tantísimas locuras.

Los personajes son un compendio de actitudes humanas que a veces hacen enternecer o enfadar al lector. A lo largo de toda la historia los vamos conociendo acercándonos a ellos consiguiendo una potente empatía. Esto es especialmente apreciable en EstebanTrueba. Una persona violenta y despiadada. Un cacique cruel y déspota. Un violador sin escrúpulos y un fascista que se valdrá de todos los medios para lograr sus objetivos. Un villano en toda regla. No obstante, la autora lo maneja con tanta maestría que en la parte final existen fragmentos que nos cambia nuestra visión sobre él. Nos encontramos con un anciano derrotado y sufriente que se sienta día tras día en un sillón observando inmutable  la puerta principal murmurando el nombre de su esposa recientemente fallecida y el de su hijo desaparecido. El lector ve como sus emociones cambian hacia él en una montaña rusa entre el odio y la compasión de carácter peculiar.

isabel/allende/autora

Sin embargo Isabel Allende nos tiene preparada una sorpresa. Al finalizar las dos tercias partes del libro, el argumento pierde contacto con toda fantasía y cae con pesadez sobre la tierra. La autora sumerge al lector sin previo aviso en un conflicto político y militar que abarca todas las esferas y se yergue como el epicentro argumental indiscutible. Asistimos a otro tropo en el continente latino. La incansable guerra abierta entre el socialismo y el conservadurismo.  En la casa de los espiritas se aprecia como la oligarquía usa todos los medios para expulsar de sus tierras el socialismo, cuando por otra parte se nos muestra como América latina es sin lugar a dudas un sitio donde el socialismo está destinado a triunfar. La obra adopta un tono aun más oscuro cuando el país de los protagonistas (se presupone Chile) es asediado por un golpe militar y pasa a ser una dictadura. Pareciera un relato diferente, pues empezamos a ser testigos de los horribles crímenes cometidos. Las torturas, los asesinatos, la represión…lejos queda la abuela Trueba que volaba en su mesa de tres patas. Ahora el fascismo es ese elemento extraño. Ahora los sucesos extravagantes siguen sucediendo, pero de una forma mucho más realista y cercana de lo que desearíamos. El realismo mágico quizá no esté tan alejado de nuestra realidad como creemos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Reminiscences. / Fernando Montes.

Eternamente tuyo

Mi brújula sin rumbo, siempre quiso encontrar el norte, y aunque pronto, estaba delante de sus ojos, ”tómalo”, le dije, ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas