Home / Cultura / Cine / Terror en el cine, ¿disfrutamos de las taquicardias?

Terror en el cine, ¿disfrutamos de las taquicardias?

Hace dos años, salí del cine de ver la magistral «IT» de Andrés Muschietti con el corazón acelerado. Me tuve que sentar en la escalera de bajada de la sala del cine por que había pasado verdadero miedo viendo la película (cosa rara en mí, que suelo ver las películas de terror como un pasatiempo divertido con el que llevarte algún sobresalto). En apenas cinco días se estrena su secuela, y no solo voy a verla, sino que pienso acudir a una sesión doble con la primera entrega y la nueva: una sesión doble de cinco horas del payaso bailarín. Además de que tengo un terrorífico póster de este amigo mio llamado Pennywise en mi habitación, observandome mientras duermo. ¿Que coño nos pasa a los fanáticos del horror cinematográfico?

Podría contar con los dedos de una mano las películas que no me dejaron dormir la noche después de haberlas visto: literalmente fueron «Nosferatu» de Murnau, y «La Herencia Valdemar» mis primeras experiencias con el terror que te desvela (en mi defensa, diré que «La Herencia Valdemar» la vi en una sesión golfa con apenas nueve añitos y que vista a día de hoy, no entiendo que me pudo dar miedo del asunto). Después de esto, solamente «Insidious» de James Wan e «It» de Muschietti son las que me han hecho pasar mala noche (podría contar «Verano del 84» de RRFK como otra pero no me tuvo en vela por terror, sino por que me dejó pensando en como coño se podía haber hecho tal puta maravilla y que pasará tan desapercibida). ¿Será que mi pavor son los demonios?

Os dejo el trailer de «La Herencia Valdemar», película española de terror algo desconocida que, bueno, a día de hoy resulta muy divertida.

Resulta que lo paso mal viendo «Insidious», y sin embargo me sé la película de memoria. Es una película que, aunque sepa como trabaja Wan y me sepa todos los trucos de la misma, me sigue sorprendiendo. Y es una gilipollez de trama, sinceramente. Pero el mítico susto del Red Lipstick Demon o la agobiante atmósfera del mundo de las ánimas donde se queda atrapado el hijo de Patrick Wilson me parece una genialidad del horror.

Hablo completamente en serio cuando digo que creo que nadie ha sido capaz de mezclar tan prodigiosamente el cine de jumpscares actual con el cine de terror inmersivo de los años setenta como James Wan en «Insidious»

Con «IT» me pasa algo distinto. Reconozco que me da miedo la película. Me la sé de memoria, he visto la versión clásica, me he leido un tercio del libro (algún día lo acabaré pero… ¿habeis visto que tochaco?), la he visto y revisto una y otra vez, y os diré una cosa. La película me gusta cuando aparece Pennywise en pantalla. El resto de la ambientación es brutal y se queda cerca del nivel de «Insidious» en esa mizcolanza de jumpscares y ambientación que logró tan eficazmente James Wan.

Sin embargo, lo que quiero decir, es que Pennywise se roba la película el solito. Bill Skaargsard hace uno de los mejores papeles de su vida al interpretar a este payaso y lo digo tranquilamente: voy a ver la película para verlo a él y que me haga pasar miedo. ¿Por que si no vería una película de terror? ¿Para reírme? Me entretienen pero cuando ves la desastrosa «La Monja» y te llevas sustos efectistas por la música y encima te ríes, muy bien no lo han hecho.

«IT Capitulo 2» ha dividido a la crítica: unos las ponen por las nubes y otros la detestan, pero no hay término medio.

Pensad en otro ejemplo, que se me había olvidado y también me tuvo una noche en vela: la serie «La Maldición de Hill House», de Mike Flanagan (de lo poco verdaderamente bueno que tiene el catálogo original de Netflix). Diez capítulos de los cuáles nueve te tiene acojonado y con el décimo acabas llorando. ¿No es que el miedo se apodera también de nuestros sentimientos? ¿Por que me emociona que la familia de Hill House se percate de que la casa no era…? Bueno, hasta aquí hablo por que de verdad es una puta genialidad de serie.

Me emocionó cuando el club de los perdedores jura que volverán a Derry si Pennywise vuelve. Me acojona cuando en una sala llena de payasos de trapo, una tumba se abre y Pennywise salta (esta escena me da verdadero pavor).

Me emociona cuando en «Insidious» creen que todo ha salido bien. Me acojona cuando el demonio rojo está observando a Patrick Wilson intentando salvar a su hijo, pensando que están a salvo.

¿Nos gusta pasar miedo? Rotundamente, sí. Sabemos que el terror de las películas no es real, sabemos que por mucho que no durmamos pensando en que Pennywise viene a por nosotros, primero, no es real; segundo, no somos crios a los que vaya a atacar; tercero, no vivimos en Derry.

Parece que hay una vergüenza a la hora de decir que cierta película nos ha dado miedo o no, según lo que los demás piensen de la película. Si a tí «La Monja» te dió miedo, dilo tranquilamente. Si a tí, «Insidious» te pareció ridicula, pues adelante. Dilo. No hay problema.

Yo lo diré tranquilamente. A mí, «IT» me dió pavor, y en cinco días iré a ver «IT Capítulo 2» esperando que me de pavor y no me deje dormir por la noche (vereis la risa como me quede frito cuando me toque hacer la automatrícula).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

«ESO Capítulo 2» de Andy Muschietti tendrá versión extendida

El director anuncia una versión extendida que pondría a la película rozando los 200 minutos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies