No te pierdas:
Inicio / Deportes / José Algarrada: “Todas las preocupaciones, estrés y ansiedad se quedan en el río”

José Algarrada: “Todas las preocupaciones, estrés y ansiedad se quedan en el río”

José Algarrada es entrenador del Equipo Sevillano de Kayak-polo, un deporte poco común que está cobrando cada vez más relevancia

El Club Sevillano de Piragüismo se ubica a las orillas del Guadalquivir, cerca de Plaza de Armas y a la sombra de la colosal Torre Pelli, que se alza en la orilla opuesta. Se trata de un lugar clave para los deportes naúticos de la capital hispalense. Kayaks, piraguas y otros tantos tipos de embarcaciones recorren el río a diario en sus entrenamientos matutinos, muchos de ellos con sede en el Club. Las instalaciones se encuentran a pocos metros del agua y se rodean de un pequeño jardín con césped y algunos grandes árboles que se alzan sobre los almacenes de material. Los muchachos del Club se afanan preparando sus kayaks para cargarlos en la furgoneta, pues al día siguiente participarán en un partido amistoso fuera de la ciudad. Jalean, se gastan bromas y charlan animadamente. El ambiente es muy distendido. José organiza la disposición de las embarcaciones y el resto de material. Cuando está todo listo se presenta, simpático y resuelto. Se sienta en un merendero situado a la vera de uno de los troncos para dar comienzo a la entrevista y se prepara.

¿Cuánto hace que se fundó el Club?
Se funda en el año 97, como contrapeso a los clubes tradicionales de la ciudad, que solo admitían deportistas a los que pudieran sacar rendimiento. Se funda con la premisa de poner el piragüismo al alcance de todo el mundo. Es el único en toda la ciudad en el que se han practicado todas las modalidades del piragüismo desde el primer momento, entre ellas el kayak-polo.

Se trata de un deporte poco común. Para quienes no lo conozcan, ¿podrías explicar en qué consiste?
Se trata de un deporte de equipo y competición que enfrenta a dos equipos compuestos por 5 jugadores. El sistema es simple: consiste en meter más goles que el contrario. El campo tiene unas dimensiones de 35x20m y hay dos porterías suspendidas a un metro del agua en cada extremo. Lo bueno de los deportes de balón, un mundo que está tan condicionado por el fútbol, es que cuando hay un esférico y una portería de por medio todo el mundo lo entiende.

“Lo bueno de estos deportes es que cuando hay un balón y una portería de por medio todo el mundo lo entiende”

¿Cuánto tiempo llevas entrenando al equipo?
Me incorporé en el 2004 y un año después ya estábamos compitiendo en liga nacional. Hice un cursillo de iniciación y me enganché. Yo ya había practicado otros deportes de equipo, como el baloncesto, y normalmente en ese tipo de cursos se tocan todas las modalidades del piragüismo, entre ellas el kayak-polo.

¿Habéis encontrado muchas dificultades desde que estás al frente del equipo?
A mí no me gusta decir que estoy al mando. Al final uno está al servicio del equipo, un responsable que está ahí para lo malo pero que también recibe muchas satisfacciones. Lo más complicado fue afrontar la situación que se nos presentó entre 2010 y 2013, cuando tuvimos que enfrentarnos al hecho del traslado de la instalación, algo que no se orientó de la mejor forma posible por parte de las autoridades competentes. El proceso habría sido más sencillo si el Ayuntamiento de Sevilla y el Instituto Municipal de Deportes hubieran adoptado otra actitud respecto al Club. La guinda del pastel fue cuando en 2013 el campus fue desmantelado. Desde 2013 hasta hace poco hemos estado entrenando sin porterías. Ahora estamos jugando con unas porterías domésticas, “bricoporterías” por así decirlo.

¿Recibís apoyo por parte del Ayuntamiento y el resto de instituciones?
No el suficiente. Es verdad que somos inquilinos de una instalación municipal, podríamos estar peor, pero también mejor. El tema de los apoyos institucionales suele ser un poco enrevesado, al menos en nuestra experiencia, porque cuando se proyectan ayudas oficiales se hace desde una perspectiva meramente administrativa y presupuestaria. Esto quiere decir que la administración cumple con el expediente, pero no se tiene nunca en cuenta los intangibles. Todo el papeleo se convierte es un asunto muy farragoso en la medida en que todos nosotros hacemos el trabajo de forma voluntaria. Es decir, yo no le puedo dedicar el tiempo que esto necesita en cuestión de papeleo y licencias para obtener una subvención. Además, en todos los documentos de este tipo siempre se especifica “bajo disposición presupuestaria” en la letra pequeña, esto quiere decir que puede que después no se conceda por falta de presupuesto. Hemos recibido en el pasado, sobre todo gracias a la Federación de Piragüismo, que se porta muy bien con nosotros. La Junta y el Ayuntamiento tienen un interés escaso por apoyar nuestras actividades, aunque luego son los primeros en ponerse la medalla. Siempre es todo demasiado dificultoso, se pierde demasiado tiempo en el proceso administrativo.

El equipo de kayak-polo en plena sesión de entrenamiento

El equipo de kayak-polo en plena sesión de entrenamiento

¿Tenéis por delante algún campeonato?
Mañana nos desplazamos precisamente a Arcos de la Frontera para el campeonato de Andalucía. Hemos estado compitiendo ininterrumpidamente entre 2004 y 2013 en liga nacional, en segunda división primero y en primera más tarde. En 2013 se interrumpió nuestro acceso a competiciones debido a las circunstancias de las que hablábamos antes. En el año 2014 volvimos a reaparecer en el panorama competitivo, pero a un nivel más doméstico, es decir, competiciones oficiosas locales y oficiales a nivel andaluz. Desde que resurgimos hemos estado activos en ese ámbito.

¿Cómo dirías tú que se avecina el futuro del Club?
¿El futuro? Brillante. Mañana nos presentamos con un equipo de nueve deportistas y los acompañan otros siete para pasar un día de entrenamiento en las instalaciones de Arcos, que son magníficas. Hace 3 años aquí estábamos solo 5 personas. Pasar de eso a un grupo de entrenamiento que normalmente no baja de las veinte personas es increíble. Hay mucha gente joven, muchos chavales. Así que, desde mi punto de vista, tenemos un futuro brillante. Si nuestros chicos continúan con ese entusiasmo, esa implicación y esa motivación que están demostrando y se continúa incorporando gente, tenemos por delante un futuro fantástico.

Para terminar, ¿qué les dirías a nuestros lectores para que se animen a probarlo?
Por probarlo no se pierde nada. Es un deporte de equipo, con los beneficios que eso conlleva. Mezcla el juego en equipo, el balón y el agua. Es una perspectiva muy completa, ya que manejamos técnicas de aguas bravas, de slalom, de balón. Además, es altamente desestresante porque es un deporte muy intenso. Todas las preocupaciones, estrés y ansiedad se quedan en el río y el río se los lleva. Sales de la ciudad sin salir de la ciudad, tiene un efecto balsámico, es un ámbito completamente diferente al urbano.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

El Último Santo

Se abre el telón al ritmo de un Show Must Go On adaptado para la ocasión. Justo en el centro ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas