No te pierdas:
Inicio / Deportes / Resumen de la Jornada 11 de la Liga Santander

Resumen de la Jornada 11 de la Liga Santander

La jornada 11 se planteaba como la última que íbamos a disfrutar antes del nuevo parón de selecciones. Traía consigo varios duelos de nivel que no dejaron indiferente a nadie

Málaga 3-2 Sporting de Gijón

El primer encuentro lo vivimos el viernes en la Rosaleda, que traía consigo el morbo de que Jony (Málaga) y Cop (Sporting), se enfrentaban a sus exequipos. El Málaga llegaba con ganas de resarcirse tras el varapalo del Calderón y el Sporting de obtener su primera victoria en los últimos cinco partidos. Se hizo con ella el equipo local, que salió a mandar, pero su centro del campo no empezó lo suficientemente concentrado. Se notaba la falta de tensión, y lo aprovecharon los guajes para adelantarse en el 14 por medio de Borja Viguera, que empujaba una bola a placer. Visto que no espabilaban, Juande decidió quitar a Jony en el 34 para dar entrada a Michael Santos. Al término de la primera parte, Fornals estableció el empate. 1-1.

El segundo tiempo arrancó como el primero, en tablas. E igual que antes, golpearon primero los visitantes con un G O L A Z O de falta directa de Duje Cop en el 49. De nuevo le tocaba al veterano entrenador boquerón mover el banquillo en busca de una solución, y acertó metiendo a Ontiveros, que aceleró el ritmo con su verticalidad y atrevimiento. Estuvo en todas. Regateaba hasta traer a la locura a Canella y Amorebieta. En el 65 desbordó a sus marcadores por la derecha, centró, y Sandro cabeceó a gol. 2-2. Siguió haciendo sus locuras en la banda, creando peligro con sus centros, pero fue uno de Juankar el que cazó Michael Santos para marcar el tercero. Previamente había sido expulsado Lillo por doble amarilla. 3-2. Tres puntos que se quedan en la Costa del Sol.

Granada 1-1 Deportivo

Dos equipos necesitados de victoria se medían en el Nuevo los Cármenes. Con sus situaciones, el Granada como colista y el Deportivo en zona de descenso, se esperaba que los dos saliesen a ganar. Pero no. El Granada fue fiel a su estilo. Y cuando tu estilo es no jugar a nada, hacer el partido rocoso y aburrido, a no fallar, poco fútbol se ve. 1 tiro a puerta en cada portería a lo largo de 45 minutos es la muestra de ello.

Tras la reanudación cambió un poco el guión. Algunas ocasiones para ver las primeras intervenciones de los porteros (que fueron los grandes protagonistas del encuentro), desbaratando los ataques del rival. Hasta el 64. Balón en largo a la espalda de la defensa sportinguista que se llevó a la perfección Florín Andone. Le ganó la posición en carrera a su defensor. Mala salida de Guillermo Ochoa y 0-1 en el marcador. La prisa invadió a los nazaríes, que buscaron una respuesta rápida yendo a la ofensiva pero descuidando la defensa. Gracias han de dar por como le anularon a Babel un gol totalmente legal que hubiese supuesto la sentencia. Tuvieron suerte. Siguieron volcándose en el área de Tyton hasta encontrar fortuna en una carambola de libro. Córner, palo, remate a puerta vacía que le da en las piernas al guardameta, el rechace le cae en el borde del área a otro jugador granadino, que centra y Tyton, al intentar pararlo, se acaba metiendo en propia. 1-1. Empate que no le sirve a nadie.

Real Sociedad 2-0 Atlético de Madrid

Anoeta: territorio hostil para los grandes. Era uno de los encuentros de la jornada y la Real se impuso. No podía ser de otra forma.

Queridos lectores, bienvenidos a Cuarto Milenio. Ocurren sucesos paranormales en un estadio del País Vasco. Nos informan que allí los equipos intercambian su papel. El supuesto grande se vuelve pequeño, y el supuesto pequeño se vuelve grande. Y digo supuesto, porque no cabe duda que la Real tiene una de las mejores plantillas de primera, pero aún así resulta sorprendente lo que puede ocurrir en su campo. Se vuelven invencibles: Madrid, Barça y ahora Atlético. Y lo hacen dominando. Dominaron al conjunto de Simeone de principio a fin. Cuajaron un auténtico partidazo. Vela, Zurutuza y Yuri de sobresaliente. El resto con más de un notable. Anularon al subcampeón de Champions como si nada.

Fue un partido frenético, de los que gustan ver. La Real dominaba, pero no llegaba a superar a un muro llamado Oblak, y los colchoneros siempre acaban teniendo la suya. Se adelantaron gracias a, como no, un Carlitos Vela que estaba en todas. Transformó un penalti inocente cometido por Gabi sobre Yuri. Después solo quedaba dominio local, que crearon peligro en cada jugada, hasta que en el 74 les hicieron otro penalti. 2-0. William José. A partir de ahí, posesión de la Real, olés en la grada y segunda derrota consecutiva como visitante de los de Siomeone. Los de Eusebio miran hacia arriba y en el Atlético se generan las primeras dudas.

Osasuna 0-1 Deportivo Alavés

Entretenido encuentro el que vivimos en El Sadar, donde destacó un futbolista por encima de los demás: Theo, Theo Hernández, el hermano pequeño de Lucas el del Atlético. El solito desequilibró a los locales. No se le acabó la gasolina nunca y dio una clase magistral de cómo debe ser un gran lateral. Los rojillos salieron con 5 defensas pensando que los albiazules harían lo propio, pero la tendencia ofensiva de Theo rompía el esquema al darles superioridad en el medio y en banda (estaba en todos lados) al Alavés. Antes del intermedio fue un partido disputado y divertido de ver, un correcalles continuo en el que se erigieron las figuras de los porteros gracias a grandes intervenciones. Pacheco se hizo gigante ante De las Cuevas, Sergio León y Oier, y Nauzet no podía ser menos.

Poco a poco se fue perdiendo ese ritmo frenético y se iba trabando el juego. Parecía que no iba a suceder nada, hasta que Theo, cuando solo quedaban 15 minutos, cogió un balón suelto y se lanzó hacia delante con la única idea de que acabase en la red rival. Por desgracia o fortuna para él, se encontró con David García Zubiría, que lo derribó fuera, en la misma línea del área, pero cayó dentro. Penalti que Christian Santos no iba a desaprovechar para anotar su primer tanto en la Liga Santander. 0-1. En Pamplona se asustan, en Álava sonríen.

Las Palmas 1-0 S.D. Eibar

Fútbol en Gran Canaria. Fútbol, fútbol y fútbol. Da gusto ver a estos dos conjuntos jugar, que demuestran jornada tras jornada que se puede hacer buen fútbol siendo un combinado “modesto”. Y en esta no iba a hacer menos. Dominó quizás la primera mitad Las Palmas y la segunda el Eibar, pero en ningún momento dejaron de haber ocasiones y disparos sobre las dos porterías, ni intensidad en la lucha de cada balón dividido. Los dos eran conscientes que el encuentro se iba a decidir en los pequeños detalles.

No hubieron goles en los primeros 94 minutos, y aún así nunca fue aburrido. El fútbol es precioso. Y con jugadores como Boateng, Araujo, Tana, Viera, Pedro León, Sergi Enrich, se puede disfrutar cada jugada. ¿Lás más destacadas? Un palo de Araujo, un remate de Fran Rico que sacó Dani Castellano bajo palos y dos remates desviados de Vicente y Tana. 94 minutos y tenía que ser en el último dónde se decidiese todo. Lejeune comete un penalti sobre Roque Mesa que podría haberse ahorrado. Viera, que está en la lista de observación de Lopetegui desde hace tiempo, no perdona. 1-0. Viera mueve Las Palmas.

Real Madrid 3-0 Leganés

El líder buscaba ser más líder y reivindicarse tras el 3-3 de Champions. Enfrente, el Leganés, que es peleón como pocos, llegaba con ganas e ilusión a su primer partido oficial en el Bernabéu. Éstas, les hicieron levantarse pronto por los nervios, lo que se notó en la primera parte, donde los blancos seguían somnolientos y ellos estaban frescos y eléctricos. Pese a todo, Bale, como viene haciendo últimamente, se disfrazó de despertador para anotar dos tantos. Dos tiros, dos goles. En el 38, tras una gran asistencia de Isco que le dejó solo ante Serantes, y en el 45 tras hacerse con un balón sin dueño en el área rival. 2-0 al descanso y partido resuelto. Tras la reanudación, poco más que ver, una de Szymanowsky que detuvo Keylor y el gol de Morata en el 76. El canterano rompió a dos defensas con un control orientado y definió perfectamente al palo corto tras engañar a Serantes con un simple gesto de cadera. Gol de 9. Se reafirma como titular.

A Bale le da igual la hora. Hace de líder del líder durante la “siesta” de Cristiano, que no vio puerta. Pero ojo, que es que el portugués nos tiene muy mal acostumbrados. 372 goles en 360 partidos en el Madrid le avalan, no hay lugar a críticas. Despertará. Mientras, los de Zidane siguen ganando. En su crisis, siguen siendo líderes.

Celta 2-1 Valencia

Un celta sin Orellana se medía a un Valencia que presenta una clara mejoría desde la llegada de Prandelli. Ambos equipos salieron al campo con lo esperado. Los chés empezaron dominando, conscientes de que están obligados a remediar la situación en la que se encuentran, y de que este era un buen momento para ello. Creaban muchas ocasiones ante los locales, que no paraban de cometer imprecisiones hasta que terminarían por salirse del partido con un posible penalti de Garay sobre Guidetti que a Clos Gómez no le pareció penalizable. Posteriormente si que pitó uno en el área contraria (fue claro), que convirtió Parejo en el 0-1. Corría el minuto 32. Los visitantes siguieron con el balón pero no tenían atino de cara al gol. En esas, en el 43, Roncaglia, defensa celtiña, con una jugada impropia de un hombre de su demarcación hizo el empate: recorte de tacón para cambiar de dirección, amago de disparo para zafarse de un marcador y remate al palo largo ante el que no pudo hacer nada Diego Alves. 1-1 al descanso.

Esta vez el Valencia no se vino abajo y siguió buscando su gol, pero no había forma. Numerosas ocasiones, mano a mano que desperdiciaron los pupilos de Prandelli. El balón no entraba hasta que llegó Guidetti para hacer que descansase en las mallas de la portería rival. En el 77, en la primera que tuvieron, de jugada ensayada. Córner raso atrás, para hacer una pared con el lanzador, centrar a la frontal y que apareciese allí el sueco para rematar picado. 2-1. Victoria local. El Valencia pagó cara su falta de gol.

Espanyol 0- 0 Athletic de Bilbao

Llegaban a Cornellá El–Prat un Espanyol que no conocía la victoria ante su afición en esta temporada y un Athletic que llevaba sin ganar allí 18 años. Terminó el partido y todo siguió igual, los dos siguieron con sus respectivas rachas. Los vascos realizaron rotaciones (hasta 7 respecto al partido de Europa League), plagando el once inicial de canteranos. Parecía la ocasión propicia para los pericos de sacar algo positivo, pero los cachorros dieron la talla. No se les podrá acusar de no intentarlo, porque Hernán Pérez, Piatti y Gerard Moreno no pararon de merodear el área rival y bombardearla a base de centros. Por desgracia para ellos, todos eran repelidos, la mayoría por un Yeray Álvarez (apunten su nombre, promete muchísimo este central). La segunda parte prosiguió de la misma manera. Daba la sensación que los de Quique Sanchéz Flores querían pero no podían, ya que transmitían falta de ideas pero no dejaban de pelear y buscar soluciones Solo Jurado ponía un poco de cordura en acciones individuales que terminaban en nada. Así acabó el partido. No hubieron goles en Cornellá. 0-0. Tablas. Todo siguió igual, pero con un punto más en el casillero de los dos conjuntos.

Villarreal 2-0 Betis

Un Villarreal en la zona noble de la tabla se daba cita con un Betis en el que Gustavo Poyet estaba siendo más que criticado. El encuentro comenzó con dos equipos dubitativos, que se esperaban, se estudiaban y se encerraban a ver la idea que proponía su rival. Pero no iba a tener esa línea de juego durante mucho tiempo. El submarino amarillo tiró de equipo, y en el primer empuje que se atrevió a dar, encontró el premio del gol, tras un disparo soberbio de Manu Trigueros desde más de treinta metros, que dejó sin respuesta a Antonio Adán, el cual solo pudo recoger la pelota del fondo de las mallas. Disparo digno de ver. 1-0 en el 22. Tras el gol, los verdiblancos desaparecieron y quedaron a merced de los pupilos de Escribá, que se dedicaron a gestionar sin mayores dificultades el encuentro. Los visitantes tiraron solo 1 vez a puerta en el primer período.
La segunda mitad comenzaría con el mismo guión. Los de amarillo dominaban, tenían las ocasiones y los de Poyet no jugaban a nada. En el 53, Roberto Soriano hizo el definitivo 2-0 tras regatear a varios defensas. No mejoraría el Betis en ningún momento, ni con la triple sustitución que realizó su técnico en el 56, dando entrada a Nahuel, a Alex Alegría y a un Rubén Castro que comenzaba de nuevo en el banquillo. Poyet se la jugaba, y esa no era la forma. El Villarreal gana, dejándole aún más contra las cuerdas.

Sevilla 1-2 F.C Barcelona
El partido más sonado de la jornada. Dos equipos de los que se espera que estén en lo más alto de la tabla al final de la temporada se daban cita en el Sánchez-Pizjuán. El Sevilla, que se hace aún más fuerte en casa, venía contando por victorias todos los partidos como local. El Barça, por su parte, llegaba con las dudas propias de una derrota por 3-1 contra el City, pero con una importante baza: el conjunto de Nervión es la víctima favorita de Messi. Hoy no iba a ser diferente. Con casi todo el reparto de Juego de Tronos como testigos, volvió a dejar claro que tal asiento le corresponde a él, que él es el Rey del fútbol.
Dio un recital el equipo de Sampaoli en el primer tiempo. Un ritmo altísimo, con un planteamiento de jugarle de tú al tú al Barça, les dieron el balón. Superaron al Barcelona en todos los sentidos. Fueron unos 45 minutos para el recuerdo. Nasri hacía diabluras pese a haber sido duda hasta el final, Sarabia la movía con criterio, la banda era de Mariano, N’Zonzi estaba en todos los balones sueltos, en todos los errores de los culés. Todos los jugadores del Sevilla estaban de sobresaliente. La MSN estaba anulada. Vitolo creaba peligro, desbordaba y hacía inútil a la defensa azulgrana en cada galopada, en cada jugada, hasta acabar marcando el 1-0 en el 22, definiendo bien solo ante Ter Stegen (previo error en el despeje de Sergi Roberto)
No tenían ocasión alguna los visitantes, que continuaban anhelantes de balón. El Sevilla estaba siendo perfecto. Pero cometió un error: no remató a un Barça que parecía muerto, y dispusieron de oportunidades para ello (un taconazo inexplicable de Sarabia en dirección contraria a portería cuando estaba solo o un disparo blando al centro de Vitolo). Ahí apareció Messi para resucitar a los suyos. Pase a la red desde la frontal. Blandito y ajustado, no le pegó a la bola, la acarició y le señaló el camino a seguir. 1-1 y descanso.
Era inimaginable este resultado tras lo visto en el terreno de juego. En el segundo tiempo fue otra la película. Ya estaban vivos los de Luis Enrique, y los de Sampaoli estaban desfondados (gastaron ¾ partes de su energía en la primera mitad). Aquí mandó el Barça y gobernó Messi. Hizo lo que quiso. El argentino se iba de los rivales como si nada, jugaba de 10, de 8, de 6, de 9, de lo que hiciese falta. Nadie lee los partidos cómo él. Nos seguirá sorprendiendo hasta que se retire. Se asoció con Suárez para darle mil asistencias, de las cuales solo una acabó en gol (en el 61), porque Sergio Rico estaba inconmensurable. Además, dejó un acción individual, tras croqueta y deshacerse de 5 defensores, que aunque no acabase en gol, ha dado la vuelta al mundo. 1-2. Victoria culé pese a la gran imagen del Sevilla. El trono es de Messi

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Los cruces de octavos de final de la Champions

  El pasado lunes tuvo lugar el sorteo para decidir cuáles serán los enfrentamientos que los octavos de final de ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas