Home / Especiales / Día de Andalucía / Andalucía, tierra prometida
La Alhambra desde el Generalife. Foto: Mar Kiddo

Andalucía, tierra prometida

En Andalucía pecamos de modestia. Nunca sabemos apreciar lo que tenemos y eso se nota. Los andaluces tendemos a avergonzarnos por defecto de lo que somos, y mientras que en otros lugares sacan pecho hasta de lo bonitas que son sus piedras, aquí nos cuesta estar orgullosos de algo.

La Alhambra desde el Generalife. Foto: Mar Kiddo

La Alhambra desde el Generalife. Foto: Mar Kiddo

José Granero Siempre nos han ridiculizado por nuestras formas de hablar, y los andaluces hemos tragado y agachado la cabeza. Incluso desde Andalucía se ha hecho y se sigue haciendo. Los hermanos Álvarez Quintero crearon en sus obras una forma de hablar andaluz estereotipada y que no se corresponde con la realidad, con expresiones como ozú, que lo dirían en su casa (Ojú sería la palabra realen todo caso). Muchos de los estereotipos, como la vagancia intrínseca al pasaporte andaluz vienen de esa época. Pues ni yo soy un vago por ser andaluz, ni tú eres un agarráo, por ser catalán, ni tú un bruto por ser vasco. Y ya basta de andaluces que se ríen de esos tópicos y se identifican con ellos. No tenemos que ser los graciosillos tontos de la clase por nacer en Cádiz, Estepa, Sevilla o cualquier localidad de Andalucía. No se trata de nacionalismo rancio: «qué buenos somos nosotros y que malos son de Despeñaperros pa’rriba, que nos maltratan y nos roban». No se trata de eso. Se trata de valorar y saber apreciar lo que tenemos y lo que somos, que cuando hablemos en una conversación formal no siempre cambiemos al castellano estándar.

Pero el dialecto andaluz todavía está mal visto y se asocia a incultura, y ya es hora de que intentemos cambiar la situación

Cuando escuchamos a un reportero canario en las noticias, casi siempre lo vamos a escuchar con su acento. Vale que ocurra en los medios nacionales, pero en los autonómicos no entiendo por qué tenemos que actuar como si fuésemos castellano-manchegos o madrileños. ¡Si no lo somos! Pero el dialecto andaluz todavía está mal visto y se asocia a incultura, y ya es hora de que intentemos cambiar la situación y dejemos de sentirnos inferiores por hablar de forma diferente. No hablamos un español inferior, hablamos de otra forma. Además, tenemos una riqueza en lingüística de la que no somos conscientes y se está perdiendo. Son palabras que vienen del árabe, del calé son o adaptaciones del castellano como alcaucil (alcachofa), alcancía (hucha)chuchurrí(d)o (marchito), jardazo (golpe al caer)… Son muchas palabras y expresiones que usamos a diario y ni siquiera nos damos cuenta. Cada vez se escucha menos un Voy an’cá la Mari.

En Andalucía tampoco terminamos de darnos cuenta de la riqueza cultural y popular que albergamos. La Semana Santa, alejándonos de su significado religioso, es una fuente de única y singular de cultura popular. Y el flamenco, Patrimonio de la Humanidad, tiene en Andalucía su mayor referente. Mientras que intentamos exportar nuestra cultura, la vendemos y dejamos que lo hagan como un producto meramente español, dejando su origen andaluz a un lado. No es que no sean productos españoles, pero siendo casi exclusivamente andaluces, no estaría nada mal que lo usáramos para impulsar el nombre de nuestra tierra, y no el de el conjunto de todo el país, ya que en él cada comunidad barre para casa. Todos mirando por sí mismos y nosotros por todos: ¡qué desprendidos somos! No estaría de más que tuviéramos un poco más de consciencia sobre nuestra tierra, sobre nuestra historia y sobre lo que somos. Ya es hora de que levantemos la cabeza y digamos con orgullo: «soy andaluz».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

¿Reamente conocemos nuestra Semana Santa?

Desde el 20 hasta el 27 de marzo se celebra la Semana Santa. Todos creemos conocerla, pero ¿realmente lo hacemos? ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies