Home / Especiales / Día de Andalucía / Casares: pintada de verde y blanca
Casares. Foto: Laura Campos

Casares: pintada de verde y blanca

Busto de Blas Infante. Foto: Laura Campos

Busto de Blas Infante. Foto: Laura Campos

“La bandera blanca y verde, vuelve tras siglos de guerra. Al decir paz y esperanza, bajo el sol de nuestra tierra”. Así comienzan cantando los niños de toda Andalucía, su himno el 28 de febrero, día festivo para homenajear al escritor y creador del nacionalismo moderno andaluz, conocido como el Padre de la Patria Andaluza, llamado Blas Infante. Este ideólogo del andalucismo político, de labradores acomodados, nació en Casares (Málaga) en 1885, donde vivió su infancia rodeada de sus seres queridos.

Estudió derecho, y una vez aprobada las oposiciones se fue a Cantillana a trabajar de notario, lo que le facilitó entrar en contacto con las ideas regionalistas, y las malas condiciones de vida de los jornaleros de la capital andaluza. Esta situación, fue lo que le llevó a iniciar su andalucismo cultural, junto a los hombres del Ateneo en la revista Bética, reflejando en ella la libertad de tierra, como base necesaria para la libertad de los hombres.

En 1918, se celebró en Ronda (Málaga), la primera Asamblea Regionalista andaluza, para dar lugar a la autonomía de Andalucía y a la aprobación de los símbolos representativos de esta comunidad autónoma: la bandera blanca y verde y el escudo de Hércules con los dos leones, que bailan al ritmo del viento en los balcones de las casas, cada 28 de febrero, en memoria a este hombre, que murió fusilado durante la guerra civil española en 1936, por los falangistas en la carretera de Carmona, por luchar por un nacionalismo andaluz.

Con gran emoción y alegría esta festividad es celebrada con mayor ahínco, en el pueblo natal de este personaje histórico, donde se pinta de verde y blanco. Cada mañana de este día, ya se escucha en la plaza principal de Casares, el himno que hace despertar a los andaluces, tocado por una orquesta, mientras se realiza la ofrenda de flores al busto de Blas Infante, por parte del Ayuntamiento de Casares, por su alcaldesa Antonia Morera, y las demás representaciones de partidos políticos y asociaciones locales. Después de este acto, se da paso a otorgar los premios Blas Infante, tanto de nivel nacional como internacional, a asociaciones, ONG, personas… que han realizado acciones solidarias a lo largo del año.

Al mediodía llega desde la plaza pequeña el buen olor de la típica gastronomía casareña, como el queso de cabra de la sierra de Crestillina, muy popular de la zona, la morcilla de cabrito o de chivo preparada con tomate, sopa de tomate elaborada con pan de pueblo, acompañado con ello, y para embriagarse la garganta el famoso vino de Moscatel. Y por último de postre roscos de vino y bizcochitos de huevo, propio de este pueblo. Mientras se oye de fondo la Compañía Fiestasur, que es la más importante de Málaga con el espectáculo de Andalucía en la Música, recorriendo el último siglo de música andaluza, empezando con flamenco y coplillas populares, para invitar a la gente a bailar sin parar.

Bailes. Foto: Laura Campos

Bailes. Foto: Laura Campos

Además, en esta conmemoración se abren de 11:00-16:00, todos los museos de Casares gratuitamente, incluido la casa de Blas Infante, para hacer un recorrido histórico de su infancia y vida en este pueblo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Resumen de la Jornada 11 de la Liga Santander

La jornada 11 se planteaba como la última que íbamos a disfrutar antes del nuevo parón de selecciones. Traía consigo ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies