No te pierdas:
Inicio / Miscelánea / ¿A qué esperas? Vive

¿A qué esperas? Vive

Y hoy quiero hablaros de las esencias encarceladas, de los sentimientos reprimidos y de los sueños incumplidos.
Quiero hablaros de las cadenas que nos ponemos a nosotros mismos, de lo que decidimos guardarnos, aunque el peso de ello sea el doble que el corporal; de la magia de la ocultación.

Nos llevamos toda la vida reprimiendo la mayoría de nuestros deseos por el que-dirán, pensando a cada momento cómo debemos actuar, cómo quieren que reaccionemos, cómo quieren que seamos.

Nos ceñimos a los patrones básicos y nos etiquetamos y etiquetamos sin saber que la etiqueta también contiene unos números y unas letras, una combinación de los mismos y que estos cuentan una historia, cuentan una forma de fabricación que han hecho que de las infinitas combinaciones que podrían haber quedado el resultado sea ese.

Hago un llamamiento a esos palpitos escondidos, a esas mariposas quemadas, a esos despertares tristes en los que vemos que la realidad no se corresponde el sueño de la noche, a esas ganas saturadas de mandarnos avisos para que se abra la puerta del deseo; a las arterias y su necesidad de dejar correr por ellas la impulsividad.

Porque tenemos tan solo una vida, tenemos tan solo garantizados este instante y porque merece la pena arrepentirse de algo que hicimos, pero que salió mal antes que vivir con la duda del qué hubiera pasado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Raíces cutáneas y libres

Son raíces mis pies cuando se enredan a tu verdad son mis pies raíces cuando tus lágrimas los riegan. Ascienden ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas