No te pierdas:
Inicio / Miscelánea / Cuando te vi caer y creer

Cuando te vi caer y creer

 

He visto crecer flores en ese vientre

por el que han discurrido más miedos que palabras;

he quedado a la espera de una llegada

sin toque de queda;

he vestido de verdades las mentiras más siniestras

si eran ciertas por amor.

He cerrado heridas en pieles ajenas,

olvidando bocas pasadas en besos presentes:

jugando a herir, a matar.

He cosido mis labios a la espalda de un desconocido,

siendo arrastrada por la energía de lo nuevo,

la incertidumbre de lo incierto,

la rabia del presente,

el temor a lo pasado, a lo que vuelve,

o a lo que se va para no volver.

 

En cada embestida renacía un llanto profundo

en cada sollozo un miedo

en cada miedo un pecado:

volverte a dejar ir.

En cada primavera un amor muerto

para un recuerdo tuyo asesinar,

cada espalda que sudaba amor

derramaba de mis ojos tu aroma,

de cada dedo que mi lava derramó

sollozaba aquella fatídica tarde

donde nada volvió.

 

 

Cómo quieres que sea primavera

si has matado a todos los pájaros de mi cabeza.

Cómo quieres que te sostenga

si has cortado mi cuerda floja.

Cómo quieres que sea mar

si has secado mis mejillas.

 

Cómo quieres quererme,

si ni yo sé.

He visto crecer flores en ese vientre

por el que han discurrido más miedos que palabras,

he visto el cielo caerse,

te he visto crecer,

y creer.

 

Fotografía: María Soriano

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Tinta

Eres todo lo que dibujas, yo soy todo lo que escribo. Tú encuentras tu hogar en los trazos de tus ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas