No te pierdas:
Inicio / Miscelánea / Decisiones
Decisiones.
Decisiones.

Decisiones

Siento decirte que te equivocaste.

La vida no es sólo perder o ganar. Aquí hay un camino, duro, pero un terreno en el que andar de un lado a otro tomando decisiones importantes e incluso radicales. Así que, te equivocaste por elegir el más fácil donde nunca arriesgas dando todo por perdido.

No viviendo nada o malviviendo todo. Tomando las decisiones más banales que tu propia cabeza te dicta y tu corazón no siente. Guiándote por la razón, perdiendo la emoción del vivir. Vagando por la vida cual zombie sin hacer lo que dices que quieres hacer. Sin ninguna esperanza, sin ninguna ilusión.

Sabes que hay cosas bellas en esta vida pero que siempre se van y hay cosas muy malas que a veces se quedan. Es difícil vivir pero porque tú la haces más difícil. Vives en un “¿y si me hace daño?”, “¿y si me abandonan, se van?” o ¿y si me pierdo?”. Vives en constantes miedos.

Por eso, te equivocaste, amiga. Cometiste el error de esquivarlo todo, aún sabiendo que lo realizabas inconscientemente. Te ponías barreras infranqueables ocultando, así, lo que sientes. Intentando vivir bajo un mismo silencio. Llevando una sonrisa forzada contigo a todas partes. Ahogándote en un llanto mudo tú sola…

Ahora sabes que te equivocaste, no sólo un día, ni dos, sino toda la vida llevas haciéndolo. Y hoy te despiertas levantándote con la única y suficiente ilusión de remediarlo porque no has perdido esta batalla contra el tiempo. Hoy estás decidida a solucionarlo. Tener planes y proyecciones, altibajos y emociones… Un futuro en el que mantenerte erguida porque es el momento de que nadie te reproche el no haberlo intentado. Tú hoy sabes que sí tienes algo que perder.

Tu vida, tus recuerdos y tu presente continuo.

Esto siempre queda en ti. Es tu vida la que tienes que forjar llenándola de pasos arriesgados que construyan el quién eres. Es el momento de tener una vida no perfecta. La vida que tú quieres donde tus recuerdos o personas que tu quieres, y puede que ya no estén, te hagan llorar pero de felicidad.

Sí, amiga. El momento de encontrarte puede que llegue en plena tormenta, pero sabes que es el ahora el que debes de empezar por cambiar siendo viento que todo lo arrasa, siendo fuego de cenizas que va a dejar o nieve demasiado helada para tocar.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas