No te pierdas:
Inicio / Miscelánea / Mi medicina
Mi medicina.
Mi medicina.

Mi medicina

Vuélveme a pinchar, ya no siento nada. Vuélveme a mirar, puedes estar tranquila, porque no me vas a enamorar.

No quiero saber nada de ti, del amor, de la amistad condicionada por una sociedad donde el ser humano debe vivir encadenado en una cárcel de dorados barrotes para poder ser persona o sentirse menos raro en un mundo de locos.

Mientras escribo esto me siento un poco más libre, por eso no fui a psicólogos. Sabía que la terapia estaba en un bolígrafo de sangre azul cual príncipe, que conquistaba a mi iluso corazón al compás de los latidos de mi alma al recordar todos los momentos asfixiantes de mi vida.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Un lío embarazoso

Leer los diferentes cambios que se producen en el cuerpo de una mujer cuando está embarazada puede conducirnos al cuestionamiento ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas