No te pierdas:
Inicio / Miscelánea / Tú tienes la última palabra
Camina libre.
Camina libre.

Tú tienes la última palabra

Sin apenas darnos cuenta, incesantemente estamos conformándonos. Nos imponen normas, órdenes y patrones a los que nos ajustamos, y creemos que lo hacemos por no abrir un conflicto o simplemente para sentirnos aceptados, pero en realidad, cada vez más, tengo la sensación de que el ser humano es un animal gregario por naturaleza, es decir, sigue ciegamente las ideas e iniciativas ajenas, y como tal, necesita someterse a la aprobación y al juicio de lo que dictaminen los demás. Podríamos decir que, de alguna forma, necesitamos que alguien piense por nosotros. Si la gran mayoría se comporta del mismo modo, se crea automáticamente una sociedad con identidades homogéneas, ineficaces e impersonales, las cuales, son más fáciles de controlar por aquellos que nos dirigen. Evidentemente no debemos dejar que esto suceda.

Es cierto que aún existe rechazo hacia lo diferente, pero con más razón hay que imponerse y mostrar seguridad y coherencia con uno mismo, para evitar caer en la uniformidad u ordinariez. ¡Sea bienvenido nuestro individualismo!

Marx dijo: “Puedes ser lo que quieras; solo existe un obstáculo, tú mismo”.

Si realmente deseas que tu situación cambie, hazlo. Tienes el poder de transformar tus deseos en realidades, de superar obstáculos, de mantener una mente positiva y de aprender a ver las cosas desde la perspectiva en la que más a gusto te sientas. Que ninguna otra persona tome las riendas de tu vida, no te dejes convencer fácilmente, adquiere criterio y busca tu propia identidad y tus propios métodos. Ten ingenio, sé reflexivo, sácale provecho a tu talento, no tienes que vivir para el resto, vive para tu disfrute, dejando a un lado lo que opinen los demás. Camina libre, lánzate, ponte desafíos… porque tú eres una persona única, genuina y maravillosa, capaz de conseguir cualquier cosa que te propongas.

Así que, seamos inconformistas, excepcionales y extraordinarios. Y sobre todo, como nos indica Keating en El club de los poetas muertos, atrevámonos a subirnos a lo alto de una mesa para ver las cosas desde un punto de vista diferente.

Un comentario

  1. Curioso alegato a la rebeldía. Es complicado, supongo, romper con moldes y pensar y vivir de forma diferente.
    Dar ánimos para hacerlo requiere de valor… quizás te ha faltado la reflexión última: el tener cuidado con el egoísmo vacío enmascarado con el “ser así” o el “ser inconformista”.
    Me ha encantado Pilar, es una reflexión muy interesante.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Contra el terror, democracia

Esta semana hemos asistido una vez más a otro acto donde el terror islamista ha sembrado de desolación y lágrimas ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas