No te pierdas:
Inicio / Opinión / El fenómeno fan
El fenómeno fan. / Paula Michelle Cabeytú Gómez.
El fenómeno fan. / Paula Michelle Cabeytú Gómez.

El fenómeno fan

Desde hace décadas hablamos de los ‘fans‘ de cualquier ámbito: música, deporte, lectura, programas de televisión, de radio… Pero, ¿sabemos realmente de dónde procede tal concepto?

Se llama ‘fan’ a aquel seguidor o admirador de alguna persona o cosa, y es una abreviatura de la palabra inglesa “fanatic” que, traducido al español, significa “fanático”. Sin embargo, su primitivo origen se remonta al vocablo latino “fanaticus”, que deriva de “fanum” -templo-. Así pues, fanaticus significa “servidor del templo”. Y la ciencia nos dice, además, que la excitación que produce tal acto hace que el cerebro libere grandes dosis de dopamina, molécula que porta la sensación de placer.

Una vez definido el término, pasamos a relacionarlo con los gustos de las personas, demostrando sus sentimientos hacia celebridades o cosas de interés. Y resulta abrumador la evolución de tal fenómeno, considerándose la época de la “beatlemanía” la de su máximo esplendor, ya que miles de imágenes reflejan el furor que despertó el grupo británico en la década de los sesenta.

Desde entonces, largas son las colas formadas por miles de personas una hora antes de empezar un concierto, del estreno de una película, la venta de un disco, representación de una obra de teatro… Incluso acampadas alrededor del recinto dos meses antes para poder presenciar el espectáculo en primera fila. Y todo ello conlleva, además del aumento de los ingresos de los beneficiados, un aumento de la personalidad de uno mismo, ya que interiorizamos experiencias que nos permiten definir determinados gustos.

Pero el fenómeno fan también significa atosigamiento. Muchos son los que corren kilómetros, saltan vallas, despistan a seguratas, y se meten en los maleteros de las furgonetas con tal de fotografiar un momento con su ídolo o conseguir un autógrafo del mismo. Y lo que es aún peor: sentir tanto amor por una celebridad hasta el punto de acabar con su vida por conseguir fama o dinero.

Cabe destacar la importancia en este asunto de los medios de comunicación, ya que son los encargados de engrandecer este fenómeno fan y de mostrar las lágrimas de felicidad que sienten las personas al ver, escuchar o sentir a su ídolo, pero también se encargan de publicar rumores, produciendo que los fans comenten lo ocurrido con especulaciones. Día tras día, vemos en las redes sociales los conflictos entre los llamados “fandom”, o incluso se organizan quedadas como el desagradable encuentro entre los aficionados del Atlético y del Deportivo en 2014, que terminó con el fallecimiento de un aficionado.

Sin embargo, a pesar de las críticas, deberíamos tomar la postura del “fan” como aquel que disfruta viendo a su ídolo, ya que como dijo Nick Jonas, “Ser fan es el amor más auténtico del mundo, porque amas y apoyas a tu ídolo sin esperar nada a cambio”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Reseña: La Exclusiva

La Exclusiva es una obra escrita por Annalena McAfee, perteneciente a la editorial Anagrama publicada en 2012 que hace reflexionar ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas