Home / Opinión / A Morenés le importa poco o nada
Morenes
Morenes

A Morenés le importa poco o nada

La democracia ha partido siempre de dos objetivos fundacionales: corregir desigualdades y lograr igualdad de oportunidades para todos. Los padres de la democracia se revolverían en sus tumbas si estuvieran al tanto de las tropelías que comentan hoy en día los representantes de la voz ciudadana. Resulta difícil entender que ante el planteamiento de una desigualdad tal como la causante de un acoso sexual en una estructura militar del estado, el responsable máximo de Defensa, el propio ministro, tenga un comportamiento tan deleznable.

Como todo en esta vida, cualquier asunto se entiende mejor con un ejemplo. En este caso vamos a mirar al vecino. Más allá de los Pirineos se hace política con un sistema democrático, igual que en España. Francia tiene instaurada una República; democracia parlamentaria combinada con el poder presidencial. Observemos qué sucede en las sesiones de control al Gobierno de cada país.

El tema de la pregunta no se comunica y el ministro está obligado por ley a responder claramente a la pregunta y su respuesta no dará lugar a réplica

En Francia, cada martes y miércoles, la primera hora de la tarde se dedica a sesiones de control al Gobierno, en las que diputados de cada grupo pueden plantear preguntas dirigidas al Gobierno. Una hora antes del principio de la sesión, cada grupo comunica quien realizará la pregunta y a qué ministro va dirigida. El tema de la pregunta no se comunica y el ministro está obligado por ley a responder claramente a la pregunta y su respuesta no dará lugar a réplica. Además, el primer ministro se reserva el derecho a responder a cualquier pregunta en lugar del ministro al que va dirigida, si considera que es de interés o aportará más o mejor información.

Las preguntas han de ser comunicadas con una semana de antelación y sobre la respuesta no hay ninguna obligación

Mientras, en nuestro país también se realizan sesiones de control al gobierno. Para ello, las preguntas han de ser comunicadas con una semana de antelación y sobre la respuesta no hay ninguna obligación. El presidente del Gobierno puede asistir a dicha sesión o no. Con tal panorama resulta complicado realizar “control” al Gobierno y ocurren situaciones como la del ministro de Defensa, José Morenés. Al ser cuestionado sobre el acoso sufrido y denunciado por la capitán Zaida Cantera, el ministro divagó, divagó y a la pregunta nunca contestó. Tras ello se enfadó, criticó a quien le preguntaba y todo esto, ante la atenta mirada de la afectada, la capitán Cantera, que se encontraba en el palco de Invitados del hemiciclo.

No es propio de un representante de la ciudadanía, una persona que está ahí gracias a los votos de los ciudadanos, que evite la responsabilidad de responder a una pregunta sobre qué medidas ha tomado al respecto en el caso del acoso a la capitán. El “mutis por el foro” lingüístico utilizado por el ministro, soltando una parrafada, que para nada tenía algo que ver con la pregunta que se le había realizado, no es más que una causa perfecta para que realice un ejercicio de responsabilidad y tome uno de los siguientes caminos: la rectificación o la dimisión inmediata. En cualquiera de los dos casos, alguien debería decirle también que a la rectificación o a la dimisión debe acompañar también una disculpa, dirigida a Zaida Cantera.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies