No te pierdas:
Inicio / Opinión / Editorial / Bienvenido a la nueva era fragmentada
Elecciones.
Elecciones.

Bienvenido a la nueva era fragmentada

Una vez obtenidos los resultados de estas Elecciones Generales del 20-D, la síntesis que se extrae a colación del escrutinio es esa que estriba en el hecho de que, consiga quién consiga formar gobierno, la Cámara Baja es hoy más plural. El espectro político español se convierte, a 21 de diciembre, en un abanico de multiplicidad cromática.

El líder del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, se hizo con la victoria en los comicios que, aunque con matiz pírrico, le otorgaron 123 escaños en la Carrera de San Jerónimo. Este resultado, lejos de ser el de un ganador, resume la situación del número uno del Partido Popular, el cual pierde un total de 63 diputados; lo que le hace atisbar muy lejos el horizonte de la mayoría absoluta. Por otra parte, uno de los neófitos de estas elecciones, Pedro Sánchez, líder del PSOE, obtuvo los peores resultados de la historia de la formación que un día fundara Pablo Iglesias. Sin embargo, resulta injusto otorgar este titular a alguien que, al contrario que su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, el cual cosechó 110 escaños, ha tenido que repartirse el “pastel” entre cuatro; atestiguando el entierro del reparto entre dos.

De la misma guisa, las fuerzas emergentes en el país, Podemos y Ciudadanos, marcan la cara y la cruz de este proceso electoral. La agrupación de Pablo Iglesias se hizo con un montante de… ¡69 diputados! Al contrario de lo que señalaban las estadísticas, la formación del color morado ha logrado tranfigurarse en la triunfadora de la noche electoral, jornada de la que sale siendo el principal valido de un PSOE que, de querer derrocar al Ejecutivo de Rajoy, deberá pactar con Iglesias. Sin duda, la sorpresa de la noche la causó Ciudadanos quien, con cuarenta escaños obtenidos, pierde diez que le otorgaban las encuestas y pasa de ser actor protagonista de cara a la formación de un gobierno, a ínterprete de reparto.

En resumidas cuentas, España ha hablado y los ciudadanos españoles abogan por el diálogo entre formaciones, dejando a años luz a todas ellas de una mayoría absoluta, que podría pasar a leyenda. Hoy, más que nunca, el hemiciclo es una amalgama de representantes de todos los colores y de todas las ideologías donde, por primera vez en treinta y ocho años de democracia, no existen vencedores, ni vencidos y, por supuesto, ni superiores, ni inferiores. Pero, en la Cámara, en detrimento de la población, en la clase social, siempre habrá ricos y pobres.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

ARMA DE PAZ, ARMA DE HOY: LA PALABRA

Sintiéndolo mucho me tengo que ir. ¿A dónde? Es una sensación constante cuando la persona a la que te diriges ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas