Inicio / Opinión / Brindando con el demonio

Brindando con el demonio

Para ser sinceros, no sabía sobre qué escribir. Tengo ganas de escribir muchas cosas, pero siempre acabo desechando todas las ideas. Tengo ganas de escribir sobre las elecciones del próximo domingo, sobre lo especial que es esta semana en la capital hispalense por el Betis – Sevilla de este sábado, sobre el menosprecio que un profesor de Ciencias Políticas hizo a los andaluces en el famoso debate a cuatro, etc. Son muchas ideas, pero cuando uno mira el almanaque se da cuenta que falta un suspiro para que se acabe el año.

Ese demonio ha convertido la primera mitad de este año en un caos, pero bendito caos, pues este caos me ha hecho poder estar estudiando periodismo, que es algo que llevo soñando casi desde que tengo razón de ser. La mejor forma de resumir cómo ha sido esta relación de amor – odio con el último curso preuniversitario se lo explicaré con una anécdota. A finales de mayo, tuve que ir a Madrid para la entrega de un concurso literario. Finalmente, no salí premiado de ellos, y en ese momento solo deseaba que me partiera un rayo. En ese momento yo creo que en estas cosas mágicas que tiene el destino recibí un Whatsapp: “quillo, ¡que lo has aprobado todo!” Esa persona que tenía información exclusiva –una fuente que decidió acompañarme en el viaje por Periodismo– acabó dando en el clavo. La única pega que le pongo a este primer punto es el hecho de que mi instituto no quisiera tener un acto de graduación. Una lástima que una relación tan linda acabe con tanta frialdad.

Cosas como este caos, nos enseñan una de las lecciones más importantes que el ser humano aprende. Hay muchas veces en donde las cosas no nos sale bien a pesar de que pongamos todo nuestro esfuerzo y dedicación, y como no salen de forma satisfactoria, pensamos en tirar la toalla, desistir y rendirnos, La vida es cierto que a veces te quita, y a veces te da, pero por regla general, nos trata como la tratamos, y si la acariciamos, a pesar de que en un primer momento nos dé la espalda, nos va a acabar devolviendo la caricia.

Alumnos de la Universidad Pablo Olavide durante el primer día de Selectividad / Universidad Pablo Olavide

Alumnos de la Universidad Pablo Olavide durante el primer día de Selectividad / Universidad Pablo Olavide

Una reflexión creo que merece también la selectividad. Es fácil decir esto cuando se ha aprobado ya las Pruebas de Acceso a la Universidad, pero creo que deberíamos plantearnos si la estadística de que el 90% del alumnado aprueben estos exámenes dicen algo bueno del estudiante, o dicen algo malo de estos controles. También es considerable el debate cuando hay algunas asignaturas como Inglés, Latín o Griego en las que los exámenes no tienen un nivel de dificultad intermedio: o muy sencillos, o con un nivel bastante complejo. Aún así, entiendo a todos esos aquellos que este año o los siguientes van a estudiar un año tan agobiante y que acuden ante la PAU con el pensamiento de “yo voy a ser de ese 10% que va a suspender”, yo he sido uno de vosotros.

Para cerrar este desahogo, permítanme decirles algo. La única manera de poder cumplir los sueños es luchar por ellos. Hay sueños que parecen tan inalcanzables que ya hasta desistimos de ellos. Yo veía más cerca tocar el cielo que entrar en la carrera, y lo he conseguido: toqué el cielo la madrugada de septiembre que supe que había entrado en esta maltratada carrera. Por todo lo anterior, luchen hasta desgastar toda su energía: si las cosas salen mal, no tenemos nada que reprocharnos a nosotros mismos. Pero si sale bien, es una auténtica lección de superación y satisfacción.

Felices fiestas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

ARMA DE PAZ, ARMA DE HOY: LA PALABRA

Sintiéndolo mucho me tengo que ir. ¿A dónde? Es una sensación constante cuando la persona a la que te diriges ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas