Home / Opinión / Buenos augurios y tabaco light
Sociedad
Sociedad

Buenos augurios y tabaco light

Brindemos por el fraude, brindemos por las peleas silenciosas y las mortales heridas en el alma, brindemos por las continuas decepciones, por las horas desperdiciadas, por los besos malgastados, de unos labios decrépitos…brindemos por la telaraña de la hipocresía que todos tejemos a diario, brindemos por cuando somos capaces de llenar nuestra boca de buenos augurios esforzándonos en que aquellos seres fracasen de la forma más baja que pueda existir…brindemos por esos cerebros crueles, apáticos, caprichosos.. descerebrados…brindemos por las mentiras, por las felices puñaladas, por las verdades a medias, por la mitad de la mentira, por decir nada cuando hace falta todo y darlo todo para hundir a alguien en la nada.

Brindemos por el esplendor en la hierba, por los recuerdos desechos de una enfermiza mente que se descomponen como polvo reseco en un mar ardiendo en vehemente crueldad, brindemos por la culpa escrita con sangre en las estrellas, brindemos por la brillante automplacencia, brindemos por la repulsión contenida, brindemos por los puños estallados contra el apolíneo viento, brindemos por los abrazos rotos en mil pedazos, siendo cada uno de ellos recuerdos rayados de lo que un día fue algo “bueno”.

Levantemos nuestras agrietadas copas de cristal, llenas de falsa modestia y crueldad y bebamos de ese dulce néctar que hace que podamos movernos a diario, que hace soportable ver nuestro reflejo en un espejo, un reflejo que haría llorar al mismo Dorian Gray… levantemos nuestras copas y no paremos nunca de beber, cosiendo así con gruesos hilos los bellos labios rosados de nuestra consciencia…Seamos alquimistas, inventores de lo absurdo, creando un chispeante brebaje que haga de las peores bestias unos seres inmundos de apariencia angelical, capaces de hacer sentir culpa al propio dios del ardiente calor del infierno.
Brindemos por las felices y vacías palabras dichas por estos seres inmundos con apariencia angelical, cuyas bocas rápidas y rebeldes buscan atravesar el tiempo, ignorando que el tiempo es el único dios que puede atravesar todo y a todos.

Brindemos por el momento en que por fin nos descubrimos, el momento en el que mostramos nuestra verdadera apariencia, dejando que la luz del poderoso sol al traspasarnos nos destruya, dejando que nos vean como esas fieras de afilados dientes y cerebros descerebrados, de ojos perdidos en mil mentiras, de piel escamada y puntiaguda que solo buscan huir del cazador sin darse cuenta de que ya han sido cazados por ellos mismos.
Pero ya no queda tiempo, la agrietada copa de cristal que antes lucía como un diamante, se desquebraja sin tregua, como la inocencia de los niños cuando crecen, alcemos nuestra copa por última vez, mis queridas bestias…por los buenos augurios, por esos momentos en los que nuestro mejor amigo es el tabaco, eso sí…siempre light.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies