Home / Cultura / Cine / Crítica de Han Solo: “¿Tengo un mal presentimiento?”

Crítica de Han Solo: “¿Tengo un mal presentimiento?”

“Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…”

Si esa frase significa algo para ti, querido lector, eso te convierte en un fan de Star Wars. Yo me considero uno de ellos desde mi más tierna infancia. Gran parte de mi actual interés por el cine y la ciencia ficción vino, inicialmente, de la mano de la famosa saga galáctica.

Con esto dicho, viví el año pasado la radical división que se produjo entre crítica y público con el estreno de Los últimos Jedi, una película que disfruté y que me sorpendió enormemente por los riesgos que tomó (si bien no todos los giros de guión me gustaron o terminaron de convencerme). Ahora llega la aventura por separado/ precuela (un spin-off) de Han Solo, uno de los personajes más queridos de la saga. A los fans más acérrimos  les formulo una pregunta retórica: ¿Preferís una película que toma riesgos pero corre el peligro de no satisfaceros del todo, o un filme que es entretenido y complaciente pero que juega “a lo seguro” ?

Comencemos esta crítica con los aspectos positivos de la cinta. En primer lugar, la película cuenta con escenas de acción muy divertidas, en las que se mezclan diferentes géneros cinematográficos, desde el western hasta una película de atracos (algo que va muy de acuerdo con el submundo criminal y de forajidos que ha rodeado a Han Solo desde La Guerra de las Galaxias). Por tanto, podemos decir que el filme sabe aprovechar y tomar influencia de otros géneros sin sentirse forzado o fuera de lugar.

También me gustaría resaltar la tremenda labor de maquillaje, vestuario y la mezcla de efectos prácticos (marionetas, pirotecnia, humo…) y efectos digitales (CGI), algo que en este tipo de super producciones ya se da por hecho y solo se tiene en cuenta cuando está mal hecho. Por tanto, me tomo la libertad de resaltarlo como algo positivo, por el poco reconocimiento de todas las personas del equipo que hacen posible “la magia del cine”con cada película.

 Han (Alden Ehrenreich)  y Chewie (Joonas Suotamo) pilotando el mítico “Halcón Milenario”

Por otra parte, el reparto es magnífico: desde Woody Harrelson (Asesinos Natos, True Detective) como el mentor de nuestro héroe, pasando por la mismísima Khaleesi de Juego de Tronos (Emilia Clarke ) como el interés romántico. Destacaría también a Donald Glover (famoso ahora por el videoclip This is America), con una imitación extraordinaria del carismático Lando Calrissian  (el mejor actor de toda la película) y por supuesto Chewbacca, que pese a no hablar (o al menos, no en nuestro idioma…) siempre es capaz de comerse la pantalla con cada segundo que aparece. No obstante, creo que hay ciertos miembros del cast que no están tan aprovechados como los que ya he mencionado: Thandie Newton (Maeve en la brillante Westworld de HBO) y Paul Betanny (Visión en el Universo Cinematográfico Marvel) son dos claros ejemplos de actores talentosos y desperdiciados en este largometraje.

Beckett (Woody Harrelson) junto a su pupilo Han Solo.

Y ya que hablamos de actores…Hablemos del intérprete que da vida a Han Solo: Alden Ehrenreich (¡Ave César!). No es mal actor ni por asomo, y de hecho, en ciertas escenas, los gestos que imita (como la sonrisa) y el parecido físico con Harrison Ford hacen que resulte completamente verosímil que éste sea una versión joven del contrabandista. El problema radica en cómo está escrito el personaje en sí. Carece de la picardía que tenía el mismo héroe interpretado por Ford. Han Solo tiene que ser un granuja (forma parte de su personalidad), no un listillo que está aprendiendo a ser un forajido. Quizás esa concepción del “héroe novato y avispado” podía haberse salvado con otra decisión de cásting, una más carismática. Me vienen a la mente Taron Egerton (Kingsman: El servicio secreto) o Ansel Elgort (Baby Driver, Bajo la misma estrella) como opciones más que válidas para interpretar a un héroe bribón pero a la vez inexperto…

Por otra parte, a Solo tratan de darle una motivación humana; así como un trasfondo, un pasado trágico. Sobre el papel suena interesante, pero la ejecución resulta breve y abrupta (como si faltasen escenas). Un ejemplo: una vez llegamos al segundo acto, el protagonista se topa “cara a cara” con su motivación. El momento debería ser tremendamente dramático, crucial por cómo ha sido establecido en el inicio de la cinta. Sin embargo, la escena no va más allá de una breve conversación y un par de sonrisas y comentarios agudos. Eso es una mera muestra de que el guión está desenfocado y le falta cierta cohesión.

Han Solo y su inseparable Chewbacca

Y es que ese es el mayor problema de esta película: el libreto. La cinta está escrita por Lawrence Kasdan y su hijo Jon Kasdan. El primero es un guionista habitual de la saga; a su cargo están los guiones de El imperio contraataca, El retorno del Jedi y El despertar de la Fuerza. Por tanto, al equipo creativo detrás del filme  no les es desconocido este personaje (yo diría que lo conocen bastante a fondo). Eso hace a uno extrañarse, y preguntarse si estos problemas argumentales y de estructura narrativa no se deben al controversial despido de los directores originales, Phil Lord y Chris Miller (Infiltrados en Clase, La LEGO película)  y la consiguiente sustitución de Ron Howard.

Personalmente, Howard es un  director al que considero responsable tanto de buenas películas (Frost contra Nixon, Willow, Rush) como mediocres (El código Da Vinci, En el corazón del mar). Pero, creo que su acercamiento artesanal y tradicional  de “Hollywood clásico” (sus planos son muy “de manual”, por poner un ejemplo) no termina de casar con el tono irreverente y absurdo por el que los otros dos directores son conocidos (y que , probablemente, les costaría sus puestos de trabajo). De ahí mis sospechas de que, aparte de volver a grabar ciertas escenas, se hayan re-escrito determinadas partes del guión y de ahí surgen las contradicciones del mismo y el difuso tono general del filme. Pero esto último son meras conjeturas…

El director Ron Howard junto a uno de sus actores fetiche (Paul Bettany) durante el rodaje

Desde el punto de vista de dirección no es una mala película: por ejemplo, la estética western (en el tercer acto) cobra fuerza tanto por el tipo de planos, como por las situaciones y la estética del entorno. No obstante, tampoco tiene la sobresaliente fotografía de Los últimos Jedi ni el trepidante tercer acto de Rogue One, con lo cual podríamos decir que Howard simplemente “cumple” con lo esperado.

Sin embargo (lamento reiterar en ello) la escritura es harina de otro costal. Personajes cliché como “el mentor”, “el interés romántico” o “el gángster despiadado” solo son sostenidos por las capacidades actorales del elenco. Ejemplos claros de ello son Woody Harrelson o  Emilia Clarke, que tratan de aportarles ciertos matices sutiles (como gestos) a sus personajes, para que trasciendan más allá de lo que pone en el poco inspirado guión.

Qui’ra (Emilia Clarke) una vieja conocida de Han Solo.

Y sobre todo, mi mayor pega respecto al argumento es lo predecible que resulta.  Desde personajes que señalan lo que (obviamente) va a pasar, aspectos temáticos como el tono western o la premisa de peli de atracos que aparecen esporádicamente, subtramas que se olvidan por el camino (a la motivación de Han me remito) y traiciones y muertes que se ven venir a la legua. Una buena película de atracos como Ocean’s Eleven, Heat o The Town sabe aprovechar sus giros, mantener al espectador expectante y al borde del asiento. Han Solo simplemente te dice qué va a ocurrir y trata esos momentos como un listado de requisitos, en lugar de situaciones y claves a explotar de forma refrescante.

En resumen, un largometraje entretenido, sin más. No es un desastre de película, pero su guión está plagado de problemas (fallos en la concepción del protagonista, contradicciones internas, giros poco sorpresivos…) y no termina de sentirse como una experiencia memorable. La gente puede quejarse de Los últimos Jedi, pero al menos esa película será recordada por ciertos “vueltas de tuerca” e ideas que se atrevió a explorar…

Solo recomendable para fans acérrimos de la saga, y en concreto, para todos aquellos que disfrutan de los elementos de “contrabandistas y piratas espaciales” de la franquicia (los que adoren la parte filosófica de Star Wars que se olviden, aquí no hay nada de eso) . También recomendable para espectadores a los que les gustan cintas space opera como Guardianes de la Galaxia (aunque con personajes menos atractivos y divertidos, todo hay que decirlo).

A pesar de todo, el balance general de Han Solo: Una Historia de Star Wars es el de una cinta correcta, para pasar el rato. Pero con una temporada veraniega en la que contamos con blockbusters de la calidad de Infinity War o Deadpool 2 (que buscan la misma clave de “puro entretenimiento”), esta película se queda algo corta. Y lo que menos quiere un verdadero fan de Star Wars es que esta saga se convierta en algo “estándar”, “pasable”…

En cualquier caso, si deciden verla…¡Abróchense los cinturones y cojan sus blásters, porque es hora de saltar al hiper-espacio!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Por esto ganó Israel Eurovisión 2018

Ya hemos hablado en este medio sobre esta artista y su canción titulada “Toy” la cual presentaba a Eurovisión 2018. ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies