Home / Cultura / Cine / Deadpool 2: ¡Con un par!

Deadpool 2: ¡Con un par!

Creo que soy de las pocas personas que considera que la primera Deadpool no pasaba del “aprobado”. No era una mala película; era bastante entretenida, el ritmo fluía de forma impecable y la acción resultaba refrescante y creativa (sobre todo por la inolvidable secuencia de créditos inicial). Sin embargo, me parecía que el personaje a veces caminaba en la cuerda floja entre lo cómico y lo molesto, la historia de amor se cimentaba sobre unas bases tremendamente pueriles (ni siquiera la siempre carismática Morena Baccarin podía salvar la ñoñería de su personaje)  y el villano era genérico y aburrido a más no poder. Nunca he estado de acuerdo con la frase “Segundas partes nunca fueron buenas” y esta cinta es una de los tantos ejemplos de mi postura.

Deadpool 2 no solo corrige los problemas de la primera, sino que aumenta el número de personajes, las escenas de acción y el humor. Pero lo que es más importante: el guión no pierde el rumbo en una trama abarrotada y confusa, sino que mantiene en el centro de todo al personaje principal y consigue aportarle una profundidad y empatía de los que carecía hasta ahora.

Las estrellas de la función: Deadpool (Ryan Reynolds) junto a la suertuda Dominó (Zazie Beetz) y el viajero del tiempo Cable (Josh Brolin)

Comencemos resaltando que el director de esta película es David Leitch, responsable de cintas como John WickAtomic Blonde. ¿Y esto en qué se traduce? Pues resulta que tenemos unas escenas de acción espectaculares (muy superiores a las de la primera), con un sentido de la fluidez y de la estética impecables (esas luces de neón en los primeros minutos, el homenaje a 007 en la secuencia de créditos, los planos inclinados tratando de emular a viñetas de cómic, el gore que roza lo caricaturesco…). La dirección de este ex-doble de acción no llega a ser tan estilizada ni tan personal como en sus otras dos cintas, pero es cañera,  solvente (desde el punto de vista visual) y logra que el ritmo no se resienta (la película se pasa en un suspiro pese a sus 2 horas de duración).

En cuanto a la historia, pese a su aparente sencillez (que no simpleza), cuenta con un  desarrollo de personajes y una expansión del universo mutante que ninguna de las anteriores entregas del universo X-Men (salvo la brillante y cruda Logan) había logrado jamás. La incorporación de nuevas caras, como la chulesca y “afortunada” Dominó o el duro y terco Cable resultan una bocanada de aire fresco para esta franquicia, y aportan cierto contrapunto curioso al humor de Deadpool.

Los villanos en esta película resultan mucho más intrigantes que el tal Francis de Deadpool 1, y muestran cierta ambigüedad moral en el guión mucho más apegada a la realidad (dentro de lo “realista” que puede ser un argumento superheroico…)

El cyborg Cable (interpretado por Josh Brolin; “Thanos” para los marvelitas).

En cuanto al antihéroe que da nombre al filme, está mucho mejor desarrollado en esta cinta que en la primera entrega. Su personaje experimenta una considerable evolución durante el metraje, y  afronta un dilema moral que lo hace mucho más humano y permite a la audiencia simpatizar con él. Eso sí, sin dejar de ser el mismo salvaje y payaso al que nos tiene ya tan acostumbrados el canadiense Ryan Reynolds (cuya capacidad para mofarse de sí mismo y de su carrera nunca deja de sorprenderme).

La cantidad de guiños y chistes respecto a personajes (no solo de Marvel, sin también a los de otras compañías) serán del agrado para muchos comiqueros y aficionados a este tipo de producción cinematográfica. Resaltaría la aparición de cierto antagonista en torno al segundo acto, que sacó mi “niño interior” con una amplia sonrisa (y a mucha honra). Pero ojo, el humor no está confeccionado únicamente para lectores de cómics, sino que es resultado de una bizarra mezcla de humor negro, chistes escatológicos, meta-comentario y referencias a la cultura popular (lo mejor de cada casa). Atentos a los brevísimos cameos de ciertas personajes de relevancia (tanto ficticios como reales), puesto que impactarán y harán reír a gran parte de la audiencia.

Por cierto, la secuencia en medio de los créditos finales quizás sea la cosa más desternillante que he visto en cines en mucho, mucho tiempo….

Deadpool junto a su “fiel” camarada Comadreja (interpretado por el cómico T.J. Miller)

En cuanto a aspectos a criticar, quizás resulta chocante contemplar un CGI tan malo en ciertas escenas (concretamente, en una escena de acción casi al final del largometraje), sobre todo al observar los espectaculares efectos digitales de otras producciones recientes como Infinity War, la trilogía de El Planeta de los simios  o El libro de la selva. Aparte de eso, y pese a lo sinvergüenza  y simpático que resulta el personaje del Mercenario Bocazas y sus meta-comentarios, hay ciertos puntos del guión que resultan anticlimáticos y que rozan lo perezoso (pero esto, principalmente, ocurre en torno al clímax).

Deadpool y el equipo de superhéroes “X-Force”

No tiene la trama compleja, psicológica y madura de El Caballero Oscuro. No tiene la épica y el prodigioso manejo de cientos de personajes de Vengadores: Infinity War. Y, ni mucho menos, tiene el tono neo-western y crepuscular de Logan . Pero es que no busca ser nada de eso, ni por asomo. Esto es la secuela de Deadpool y hay que saber analizarla como lo que es. No voy a decir que si no te convenció la primera no veas esta, puesto que yo pensaba igual y me ha divertido muchísimo. Si eso, sí advertiría de que si eres el tipo de espectador que disfruta del humor blanco y políticamente correcto, huyas de esta cinta como de la peste. Porque Deadpool 2 es violenta, malhablada, brutal, gamberra…Aunque al final todo resulta ser una historia familiar (como señala el mismísimo protagonista).

Divertida, amena y con un humor más “refinado” pero a la vez tan burdo como el de su predecesora, Deadpool 2 es la gamberrada de este verano. Así que, coge tu camiseta de Deadpool y compra un par de chimichangas si quieres entrar en el juego de este violento y desternillante personaje.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Cuando las películas decepcionan…

¿Alguna vez os han decepcionado? Bueno, qué tontería preguntar, todos hemos experimentado  de una forma u otra tal desilusión. Las ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies