Home / Cultura / Cine / Tres anuncios en las afueras (Three billboards outside Ebbing, Missouri)

Tres anuncios en las afueras (Three billboards outside Ebbing, Missouri)

 

Me disponía a ver una película cuyo tono ya presuponía por los anteriores trabajos de su director Martin McDonagh ( “Siete psicópatas”, “Escondidos en Brujas”), del cual me considero un ferviente admirador. Con menuda sorpresa me topé al iniciar la proyección y darme cuenta de en qué clase de película me había metido: mi corazón fue sometido a una brutal paliza por el argumento y los temas de “Tres anuncios en las afueras”.

Estamos ante uno de los largometrajes con más (me van a permitir la soez expresión, queridos lectores) pelotas de los últimos años. El guión no solo es crítico con la propia  sociedad estadounidense (atentos, por ejemplo, a las charlas sobre la “gente de color”) sino que además aborda temas como la pérdida, el perdón y la redención magistralmente (en cuanto comience la cinta, podrán advertir inmediatos paralelos con casos  muy actuales) y a través de unos personajes  pasados de tuerca pero, a la vez, tremendamente humanos. Los diálogos combinan la tragedia y el humor de una forma sorprendentemente orgánica, natural. Durante su visionado, no sentí estar oyendo hablar a unos personajes; sentí que hablaban personas.

Y esa es la clave de esta película: el factor humano, que a menudo nos  somete a su crueldad, pero que en los momentos más inesperados puede sorprendernos con ternura y calidez. Sí, hay muchas escenas brutales (en más de un sentido)  pero lo alucinante es la maestría con la que esos momentos pueden ir seguidos o hilados con otros de pura intimidad y fragilidad; escenas en  las que el personaje reflexiona sobre su vida. Eso sí, sin rozar la sensiblería ñoña ni el drama soporífero.

Frances McDormand ha sido alabada por la crítica y con todo motivo. En mi opinión, estamos ante su mejor papel desde aquella simpática y despistada policía que interpretó en “Fargo”. Su personaje es duro, no tiene pelos en la lengua y muchas veces uno está expectante de ver qué va a hacer a continuación. En cierto sentido, me recordó a una versión femenina del mejor Clint Eastwood actor, el de “Gran Torino”. Al igual que en aquella cinta, el personaje tiene un trasfondo emocional y familiar que no voy a revelar aquí, pero desde luego es un claro ejemplo de “mujer fuerte”.

Sam Rockwell está igualmente soberbio, y su arca de evolución como personaje quizás sea la más fascinante y conmovedora de todo el relato. Sí, es un personaje salvaje y excéntrico (la audiencia incluso se reirá de su dudosa capacidad intelectual). Pero al igual que con McDormand, una vez conoces su entorno y su pasado, lo ves con otros ojos. Incluso, ante su ineptitud e impulsividad, uno puede verse fácilmente identificado y pararse a pensar en que quizás ese “idiota”, ese pobre diablo no se aleja tanto de lo que uno mismo pretende conseguir en la vida: ser mejor, evolucionar como persona.

A estos dos “monstruos” de la interpretación los acompañan en su periplo secundarios de la talla de Woody Harrelson (“Asesinos natos”,”Cheers”,”True Detective”) y el mismísimo Tyrion Lannister de “Juego de Tronos”(Peter Dinklage), que aportan a la cinta su habitual estampa de carisma y de calidad interpretativa.

La banda sonora (una delicia, sin lugar a dudas, para todos los amantes del “country”) acompañada de la ambientación sureña y pueblerina aportan a este largometraje un aire de “western moderno”. Una estética refrescante, muy en la línea de películas recientes como “Comanchería” o “No es país para viejos”.

En resumen, estamos a comienzos de año y aún así puedo asegurar que tenemos en cartelera una de las mejores películas del año. Un “neo-western”/ drama con ápices de humor negro, que estoy seguro que jugará con los sentimientos de más de un espectador. Con un espíritu crítico pero sútil, con una temática trágica y muy de actualidad y  con un mensaje profundo que aboga por el perdón (maravilloso e inspirador para los tiempos que vivimos). Aun sin ser mi favorita de McDonagh (sus dos trabajos previos van más en sintonía con mis gustos) creo que este film es un claro y más que acertado paso de madurez, y que lo convierte en un cineasta al que sin duda habrá que seguirle la pista. Una recomendación absoluta.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Deadpool 2: ¡Con un par!

Creo que soy de las pocas personas que considera que la primera Deadpool no pasaba del “aprobado”. No era una ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies