Home / Opinión / Cuenta atrás
30/10/2015 Madrid, España El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibe en La Moncloa al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera Fotografía: Diego Crespo / Moncloa Presidencia del Gobierno

Cuenta atrás

Quedan en el pasado los resultados de las últimas elecciones en las que el electorado español dejó más claro que nunca la fragmentación ideológica que subyace en nuestra sociedad. Si bien esto es algo más que positivo, no ha sido favorecedor a la configuración de un nuevo gobierno. Y es que, ya en el mes de abril, continuamos siendo testigos de noticias en las que se enumeran diversas reuniones mantenidas por los representantes de las fuerzas políticas, y las que hasta ahora no han demostrado ser fructíferas. La impaciencia comienza a imperar en el votante, a falta de menos de un mes para llegar al tan temido 2 de mayo en el que finaliza el periodo disponible de negociación, algo que ni de lejos podría beneficiar a nadie en las próximas elecciones, cada vez más seguras, del próximo 26 de junio.

Tras los diferentes acontecimientos, el electorado comienza a percibir con desagrado la actitud de los principales dirigentes, quienes parecen estar más interesados en asegurar su sillón que en llevar a cabo las medidas de renovación política, económica y social que tanto suscitan entre la población. Tanto es así, que la casi confirmada nueva cita con las urnas promete acaparar una mayor abstención que la sufrida en los anteriores comicios, si bien a no todos los partidos afectaría de la misma manera. Es aquí donde entra en juego la fidelidad del votante y su capacidad de análisis de la situación que nos acontece, y donde cabe ver si será premiado el esfuerzo de quienes han intentado conformar gobierno o han elegido encasillarse en el inmovilismo. Si nos remitimos a las encuestas, y en especial a la de Metroscopia publicada por el diario EL PAÍS, sería el PP el que tendría las de ganar aún con la pronosticada bajada de participación, mientras que PSOE, Ciudadanos y Podemos se mantendrían a la cola.

Algo que sí se desprende claramente de la opinión del electorado es la no añoranza respecto a las mayorías absolutas de tiempos anteriores, abogando por una mayor fragmentación del parlamento y por un entendimiento entre los diferentes partidos. Aunque con miras de futuro, no se pronostica una mejoría de la situación, dado que PSOE y Ciudadanos parecen destinados a ir de la mano mientras que los socios de izquierda continúan mostrando su negativa a cualquier roce, al menos en un mismo ejecutivo, con la formación naranja aún con la presencia de los socialistas. Eso sí, hay quienes lo tienen claro, y es que desde luego en el PP no están dispuestos a pactar ni a ceder la cabeza de Mariano Rajoy como presidente de un hipotético gobierno. Al menos una cosa podemos dar por segura: el arte de negociar, de ceder aunque sea en ciertos aspectos, y mutuo acuerdo no está hecho para todos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

ARMA DE PAZ, ARMA DE HOY: LA PALABRA

Sintiéndolo mucho me tengo que ir. ¿A dónde? Es una sensación constante cuando la persona a la que te diriges ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies