Home / Opinión / Cuerpos sin voz.
Manifestante en Plaza Italia el 25 de Noviembre 2011. Fotografía tomada por: Felipe Carrasco Guzmán Fotografía.

Cuerpos sin voz.

Hace unos meses, concretamente el 20 de Diciembre del pasado 2013, el Gobierno aprobó la ley contra el aborto más restrictiva de la democracia, la cual ha sido llevada a cabo por el Ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.
Las únicas dos razones por las que una mujer podrá interrumpir su embarazo serán en caso de violación o de “grave peligro para la salud física o psíquica”

Además, se elimina la posibilidad de abortar debido a una malformación o enfermedad del feto, exceptuando que éste suponga un peligro para la vida de la madre, o como hemos citado anteriormente, para su salud psíquica. Aun así, los medios que tiene una mujer española para demostrar este hecho son los más inflexibles conocidos desde 1985, tales como que el médico que realice el examen psicológico no puede pertenecer al mismo centro en el que se produciría el aborto. Con lo cual, ¿hemos retrocedido a la España de hace 30 años?

Ya no sólo se trata de volver a una España anticuada y sin derecho de decisión, sino de la privación de una mujer a poder mandar sobre su propio cuerpo. Cierto es que en los últimos años el número de embarazos y abortos en adolescentes ha ido en aumentando y tal vez sea verdad que una plena libertad de aborto haya dado lugar a que muchas jóvenes se hayan vuelto menos responsables en cuanto al uso de protección anticonceptiva, pero eso no le da derecho a un Gobierno a obligar a una mujer a ser madre en contra de su voluntad.

Aun así, esta medida afectaría también al bebé. Una de las razones en las que se apoya el Gobierno es que esta nueva etapa es llevada a cabo “para el bien del bebé, el cual tiene derecho fundamental a la vida”. Mi pregunta es: ¿Qué es peor, quitarle la “vida” (teniendo en cuenta que hasta pasado un cierto tiempo el feto no es considerado como una vida humana sino como una célula) o darle una vida inadecuada? Es decir, si una mujer decide no tener un bebé hoy en día, en muchos casos es debido a que ésta sabe que no podrá proporcionarle todos los cuidados que un niño necesita… con lo cual, gracias a esta medida, ¿cuántos niños crecerán en un entorno inapropiado y sin recursos tan básicos como son la educación, la sanidad, una vivienda digna… o, simplemente, el cariño de sus padres? Porque, no hay que olvidar, que el cariño de unos padres es algo esencial en la infancia de una persona y la ausencia de éste desencadena en el futuro conductas violentas, problemas de autoestima y de integración social.

Ya no sólo se trata de volver a una España anticuada y sin derecho de decisión, sino de la privación de una mujer a poder mandar sobre su propio cuerpo

Numerosos grupos se han manifestado ante esta nueva propuesta quejándose de que más que una reforma democrática, es una reforma con grandes pinceladas propias de una dictadura.
No cabe duda de que una vida humana no es algo con lo que podemos jugar, pero ¿no estamos jugando también con el futuro de esas mujeres que por obligación van a tener que ejercer una responsabilidad que no han elegido, sino que les ha sido impuesta? No sólo se trata de la elección de la madre, sino del carácter tajante que posee esta reforma al abrir camino a nacimientos de bebés con unos problemas de salud que tal vez les traigan más dolor que alegrías.
Y es que, si no nos dejan decidir qué futuro queremos para nuestros hijos, si no nos dejan decidir sobre nuestro propio cuerpo, nuestra propia vida, ¿qué nos queda? Solamente cuerpos sin voz.

 

Fotografía tomada por: Felipe Carrasco Guzmán Fotografía/licencia cc

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Presidente Trump, una victoria no tan inesperada

Tras la flamante elección del nuevo presidente de los Estados Unidos Donald  Trump, muchos han sido los que han quedado ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies