No te pierdas:
Inicio / Opinión / La actualidad a debate | La tauromaquia

La actualidad a debate | La tauromaquia

Tauromaquia, ¿cultura o tortura? Hoy nuestros contertulios debaten sobre este típico espectáculo en nuestro país y dejan plasmados sus distintos puntos de vista
foto periodico1

 

 

 

Álvaro Holgado Fuentes

 

UN ARTE QUE PERTENECE AL PUEBLO

“El toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España…Creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo”, así hablaba García Lorca de las corridas de toros. En un momento histórico en el que el mundo taurino está en el ojo del huracán, debemos ahondar en el hermoso mundo del animal bravo por antonomasia.

Talavante por gaoneras

Talavante por gaoneras

“Arte de lidiar toros”, así recoge la Real Academia Española el término tauromaquia. Esta antiquísima y primordial expresión de la cultura española puede ser considerado tanto como un arte en sí mismo como generadora de arte. El propio arte de la tauromaquia reside en su esencia, en la belleza que desprenden los vuelos del capote o el baile acompasado entre el toro y el torero al son del pasodoble. Un arte en el que cada tarde la vida y la muerte están en juego, una lucha leal en la que toro y torero se respetan y en la que el diestro se juega la vida y el toro busca el indulto. Pero no sólo se produce arte en el albero y queda en las retinas de los aficionados, sino que toda esa belleza ha acabado siendo plasmada a lo largo de los siglos por pintores, escritores, cantantes y músicos que han creado obras de magnífico valor artístico gracias a la Fiesta y al misticismo que desprende.

Aunque son muchos los que no consideran a la tauromaquia como expresión cultural, la realidad es bien distinta. Este espectáculo y todo lo que conlleva forma parte de la cultura española desde hace más de dos siglos si nos referimos a la tauromaquia moderna. Sería demagógico no reconocer esto, pues estamos hablando de uno de los pilares fundamentales de la cultura de nuestro país y uno de los símbolos más característicos por el que nos conocen fuera de nuestras fronteras. Tanto interés despertaron estas manifestaciones que fueron exportadas a países vecinos como Portugal o el sur de Francia y a países latinoamericanos como México, Colombia o Venezuela. Sería muy decepcionante que un pueblo perdiera una seña de identidad y una parte vital de su historia. No podemos olvidar de dónde venimos si queremos saber hacia dónde vamos.

A pesar de que la tauromaquia tiene mayor importancia en los ámbitos del arte y de la cultura, no se puede obviar el peso reseñable que posee en la economía de España. A día de hoy, las corridas de toros son el segundo espectáculo, por detrás del fútbol, que genera mayores ingresos. A lo que hay que unir la capacidad de generación de puestos de trabajo que tiene el mundo del toro: toreros, sus cuadrillas, empresarios, ganaderos, mayorales, trabajadores de las plazas, y un largo etcétera. En el hipotético caso de que los toros se suprimiesen, estaríamos condenando a estas miles de personas a perder su empleo y a que el Estado dejase de percibir unos cuantos millones de euros.

Derechazo de El Fandi

Derechazo de El Fandi

Otro despropósito es lo que se vive actualmente, la utilización de la tauromaquia como arma política. El usar este antiguo arte y el situarse en contra para ganar un puñado de votos me parece, cuanto menos, un acto deplorable, aparte de ser una clarísima agresión a la democracia y a los derechos y libertades por los que se ha luchado tanto por conseguir. La tauromaquia no entiende de bandos, no es ni de izquierdas ni de derechas, pertenece a todo un pueblo. ¿Acaso a García Lorca, Picasso o Sabina se les conoce por ser afines a la derecha? Todo lo contrario, sin embargo supieron apreciar la belleza de los toros. Y qué decir de ciertos partidos, supuestamente a favor de la democracia, la tolerancia y la libertad, y que sin embargo quieren prohibirnos esta bendita afición, simplemente porque no la comparten.

Hay que romper una lanza a favor de los aficionados. La taurina es una afición que ama al toro bravo, que entiende el toreo como un sentimiento y que preserva un legado histórico, cultural, patrimonial y artístico digno de ser perpetuado en el tiempo. Por todo ello, se merece, al menos, el respeto de aquellos que no comparten el gusto por la fiesta nacional.

 

imagenÁlvaro De la Higuera Cuesta

JUSTIFICAR LO INJUSTIFICABLE

Suele decirse muchas veces que la tauromaquia es uno de los pilares de la cultura española, y lo primero que me pregunto cuando oigo esto es qué sentido se tiene de la cultura actualmente en nuestro país. Si bien es cierto que muchas personas identifican las corridas de toros como un arte, no se trata ni mucho menos de un hecho que justifique la cruda realidad que se esconde detrás de todo este entramado taurino. Porque si tenemos que hablar de arte, la violencia física no puede considerarse parte de este.

Torero entrando a matar

Torero entrando a matar

Muchas personas defienden simplemente las corridas de toros porque se les ha inculcado desde su infancia, es algo arraigado a ellas, abstrayéndose de la realidad. En la vida todo es relativo y depende de cada uno, y es algo que nos enriquece, de eso no me cabe la menor duda, pero en pleno siglo XXI aún siguen cometiéndose atrocidades, se siguen justificando actos como estos por el mero hecho de ser tradición, y es que esto más que pasar por ser una virtud, se convierte en algo que denigra más a la tauromaquia y todo su conjunto.

Si un capote y unas banderillas son capaces de justificar la inhumana muerte a la que se ven sometidos los toros, entonces tenemos un gran problema, y es que a veces pecamos de arcaicos. Las buenas costumbres nunca han de perderse, pero no se puede entender cómo a día de hoy se siguen celebrando estos lamentables espectáculos. Los taurinos defienden en sus más que robustos argumentos (nótese aquí de sobremanera la ironía) que los detractores de sus fiestas deberían pasarse por la plaza y disfrutar de un buen día de toros. Una vez tuve el “placer de disfrutar” de dicho festejo y puedo asegurarles que no he visto, ni espero ver, un espectáculo tan lamentable en mi vida, y es que contemplar ante tus propios ojos como se acaba con la vida de un animal de forma tan gratuita conmocionaría a cualquier persona con un mínimo de moralidad.

Toro padeciendo tras la estocada

Toro padeciendo tras la estocada

Argumentos a favor de la tauromaquia los hay a rebosar, y a día de hoy sigo sin haber tenido la oportunidad de oír ninguno que guarde un mínimo de coherencia. Algunos alegan que sin corridas de toros estos se extinguirían, olvidando que no hablamos de toros en sí, sino de toros de lidia, una raza criada y desarrollada únicamente para festejos taurinos, y de los que se dice, se les otorga una digna muerte en la plaza. ¿Resulta irónico verdad? Ser criado para morir. Otros afirman que sin el negocio de la tauromaquia se perderían muchos puestos de trabajos y que todos los beneficios que aporta esta al Estado desaparecerían, olvidando que la esclavitud también fue un negocio en su tiempo y que esta también suponía el desarrollo de puestos de trabajo y ganancias.

Actualmente el cada vez menor número de taurinos ha visto “ofendida” su libertad de expresión con innumerables amenazas de ciertos grupos antitaurinos, obviando por supuesto que dicha libertad no puede utilizarse como coartada para defender una serie de festejos en los que propaga la violencia sin otro motivo más que el del divertimento sobre estos animales. ¿Cómo podemos respetar unos festejos en los que se veja, se tortura y se acaba de manera tan cruel con la vida de un animal? Y atención, no me presento como defensor de aquellos que desean el mal de otros, nada más lejos de la realidad. Mi único deseo, como sé que es el de muchas más personas, es el fin de esta barbarie, sea mediante su prohibición o mediante la paulatina decadencia que sufra con el paso del tiempo. Y es que en pleno siglo XXI, una tradición no puede suponer la justificación de ciertos actos en nuestros tiempos, y la tauromaquia es uno de ellos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

“Exterioriza”, del colectivo ‘Arte para todos los públicos’

El colectivo “Arte para todos los públicos”, nos trae esta exposición en la que cada uno de los trece artistas ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas