Home / Opinión / Miedo
La Torre Eiffel.
La Torre Eiffel.

Miedo

Sofía Otero Escudero.

La violencia es el miedo a los ideales de los demás – Mahatma Gandhi.

Todos tenemos miedo. Miedo a perder a alguien que amamos, miedo a fracasar en nuestros objetivos, miedo a decepcionar a nuestro Dios, miedo a que alguien nos haga daño, miedo a millones de cosas. Sin embargo, hay dos tipos de personas, las que temen pero viven y las que temen y hacen temer. Estas últimas hacen que dichos temores desaparezcan infligiéndolos en otras personas. “Si me dejas me mato”, dice la persona que teme que su pareja le deje. “No me hagas daño o te lo haré yo a ti”, dice la que teme que su amigo le falle. “Vas a morir en nombre de Dios”, dicen los que tienen miedo a los ideales de otros. Pero ¿realmente esa persona está muriendo en nombre de Dios?, esa persona morirá a manos de una persona tan humana como la víctima, una persona cuyo mayor temor es decepcionar a su Dios.

Según la RAE, la religión consiste en un conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

 Y así es, se trata de sentimientos de veneración y temor hacia la divinidad. Por lo tanto, no es la divinidad la que mueve a una persona a matar a otra, sino el temor que siente hacia ella unido a la veneración. Ese temor a decepcionar a su Dios, a que le castigue como en diversos libros de siglos pasados se puede leer. Tal y como dice el Corán: Dios ha sellado sus corazones y oídos, una venda cubre sus ojos y tendrán un castigo terrible. O también el miedo de los cristianos a que su Dios mande otras siete plagas sobre ellos por no actuar en su nombre.

En definitiva, no podemos culpar a las religiones de las actuaciones que los humanos hacen en su nombre, porque no es más que eso, la forma en que cada uno interpreta lo que todos pueden leer, porque miles de personas tienen fe en su Dios, pero solo algunas de ellas son capaces de sacrificarse o asesinar en nombre del mismo. Así, estas últimas personas, son aquellas que al principio se nombraron como las que temen y hacen temer. Pero esto es algo que en la actualidad no se tiene presente, porque si escuchamos la noticia de que alguien ha asesinado en nombre de su Dios, tendemos a generalizar y
decir que todos aquellos de la misma religión son unos asesinos, sin embargo muchísimos creyentes de ese mismo Dios se avergüenzan de aquellos que matan en su nombre.

Cada persona es única e irrepetible, y por lo tanto, libre para actuar como desee hacerlo, pero ¿dónde termina dicha libertad? Nuestra libertad no es absoluta, sino que termina donde empieza la del otro. Una libertad de expresión que termina cuando con esta se empieza a dañar la de otras personas.

Al fin y al cabo, tal y como se dijo en la película Spiderman: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, y la libertad nos hace personas poderosas, pero también debemos asumir la responsabilidad de saber utilizarla. Nos encontramos en un mundo repleto de personas irresponsables, personas capaces de apuntar a un inocente con un arma y disparar sin más, sin miedo, sin que les tiemble el pulso, porque de esta forma pierden su miedo a decepcionar a su Dios. Porque de esta
forma, con violencia, anulan su miedo a que los ideales de los demás convivan con los suyos. Todos tenemos miedo, y hoy podemos decir que muchos de nosotros tenemos el mismo temor, un temor compartido y palpable.

Da miedo ver lo que ha ocurrido en Francia, porque nos toca de cerca, pero no es la primera vez ni será la última que ocurre algo parecido, dado que realmente ha estado ocurriendo en muchos países pero no lo hemos querido escuchar.

Cada día mueren miles de personas, pero debido al miedo a saber lo que ocurre realmente en el exterior, preferimos taparnos los ojos y los oídos, convirtiéndonos así en ignorantes que cuando reciben una noticia como la de París, tan cerca de la frontera, se asustan.

Es nuestra decisión y responsabilidad utilizar nuestra libertad para saber lo que realmente ocurre en el mundo, o cerrar los ojos y vivir libremente cegados.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Fobias, miedos que traspasan la frontera del temor

Una fobia es un estado emocional o psicológico en el que se padece un miedo irracional ante una cosa, situación, ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies