Home / Opinión / Miedo al cambio

Miedo al cambio

Cuando se trata de avanzar y tener nuevas mejoras en el campo comercial o de producción, todo el mundo abre sus brazos ante una vida más cómoda y fácil. Nos gusta lo nuevo, lo innovador, los nuevos descubrimientos, las tecnologías alentadoras de las grandes marcas, pero eso sí, siempre dentro de lo material, de nuestra zona de confort. Lo que conocemos y controlamos, donde nos sentimos cómodos.

Sin embargo, cuando trasladamos este concepto a un ámbito más profundo, todo cambia. Al empezar a hablar de cambios en la sociedad, cambios en la mentalidad de las civilizaciones, cambios en costumbres y tradiciones, cambios en prejuicios… La gran mayoría de este moderno mundo se muestra reacia. No se acepta el verdadero cambio, el que de verdad necesita el mundo. Activistas y organizaciones de un reducido número de personas son los que normalmente se encargan de luchar por progresar en estos aspectos, intentando hacer que el mundo abra un poco la mente y colabore en lo que no se puede cambiar si no es con el aporte de todos. Generalmente, los esfuerzos son en vano o con resultados muy lentos y costosos.

Al entrar en temas como la homosexualidad, el cuestionado y debatido arte y la tradición de la tauromaquia, la moral y ética de las aplicaciones científicas, las modificaciones genéticas y creación de órganos, el racismo y la diferenciación de clases, la discriminación social a la mujer, el consumismo, el olvido de los países pobres y subdesarrollados… Nadie parece tenerlo claro. La gente da un paso hacia atrás, se refugia en lo retrógrado. Con miedo, con indecisión.

¿De verdad está el mundo preparado para afrontar todas estas cuestiones y poner de su parte para solucionar los errores en los que venimos cayendo desde hace siglos? ¿Tenemos la mente lo suficientemente abierta como para perder el miedo a lo desconocido y lanzarnos hacia nuevas opciones y promesas del futuro? ¿Somos capaces de volcarnos socialmente en lo que realmente importa, sin máscaras ni falsas pretensiones como se ha hecho hasta ahora? Me encantaría poder ver algún día con mis propios ojos que la respuesta es un Sí. Hasta entonces, habrá que seguir luchando por construir un auténtico mundo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Un lío embarazoso

Leer los diferentes cambios que se producen en el cuerpo de una mujer cuando está embarazada puede conducirnos al cuestionamiento ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies