Home / Opinión / ¿Modas o sumisión social?

¿Modas o sumisión social?

Hoy en día nos encontramos tan rodeados de mensajes que, escondidos tras bonitos cuerpos y sonrisas seductoras, taladran nuestro cerebro programándolo para ciertos intereses y gustos específicos, que ignoramos, sin ser capaces de ir más allá de lo que vemos, que la libertad que nos venden al creer que somos quienes elegimos, es una libertad ficticia pues estamos manejados de manera continua por hilos invisibles presentes en cada acción que hacemos y en cada producto que compramos.

Como ejemplo más cercano, siendo tanto las personas que nos rodean como nosotros mismos, podemos observar desde armarios llenos de ropa que es tan similar a la de nuestro vecino como lo es nuestra forma de vida hasta huchas llenas de ahorros para comprar nueva ropa acorde con la moda de la próxima temporada. Así, en muchas ocasiones vemos a adolescentes que, de espaldas al observador, parecen todos iguales, ya sea por el peinado, la forma de vestir o incluso de expresarse. Sin embargo, al hablar de ello no nos extrañamos pues es algo completamente normalizado, pero… ¿de dónde vienen los vientos que nos tripulan y, sobre todo, a qué puerto nos llevan?

Al mirar atrás en el tiempo, nos daremos cuenta de que los problemas o inquietudes del ser humano a lo largo de la historia han ido cambiando, aún así, al fin y al cabo, siempre han tenido el mismo telón de fondo: buscarnos y encontrarnos a nosotros mismos, sentirnos aceptados por el resto o pertenecer a un grupo… todo ello relacionado con nuestra identidad personal. Por lo tanto, desde la gran incógnita de nuestra procedencia antes de la vida y nuestro destino después de esta, vacío cubierto por las religiones, hasta cuestiones políticas relacionadas con la libertad del individuo, la intervención del poder o quién hay que ser y qué hay que poseer para formar parte de la sociedad que está “arriba”, tienen como base lo anterior dicho. Por ello, aunque cambiemos unos problemas por otros, siempre es lo mismo. Y a pesar de que pensemos que en los países desarrollados, problemas como la tiranía política han sido exterminados, nos olvidamos de que quizá han sido sustituidos por otro tipo de inconvenientes como es la tiranía social, en la que la sociedad ejerce una gran presión sobre el individuo, tanto de manera directa como, más bien, indirecta, para que sea de una manera y lleve a cabo ciertas pautas y estereotipos de los cuales muchas veces ni somos conscientes, y es eso mismo lo que la hace tan peligrosa. Donde la sociedad cada vez es más homogénea y cada vez es más difícil ser diferente o, incluso, querer ser diferente. Y, por ello, nacen nuevos obstáculos que surgen de nuevas preocupaciones como, por ejemplo, los trastornos alimenticios a causa de querer encajar en el perfil de belleza de la mujer delgada que nos inculcan desde pequeños.

Hablando con sinceridad, no estoy muy segura de a dónde nos conducirá esto. Supongo que estamos tan ocupados en buscar la nueva tendencia o preocupados por encajar en este gigantesco puzzle, que se nos olvida que los intereses de la sociedad muchas veces son distintos a los de cada individuo de esa sociedad. Y que la opinión pública no se debe convertir en una dictadura de las mayorías al igual que no debe tener más importancia que tu propia opinión pues, a fin de cuentas, es la que de verdad cuenta, ya que es de donde realmente nace tu propia identidad. Así que no te miedo  no seguir modas, costumbres, estereotipos o alejarte de vez en cuando de ellos, porque la ficha que no encaja en el gran puzzle puede ser la que realmente valga la pena conocer.

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Handia (2017)

Galardonada con diez premios Goya, “Handia” dejó a toda la sala muda de asombro y con lágrimas de emoción en ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies