No te pierdas:
Inicio / Opinión / Sangre, corazón y alma
Photo by lcfcian1

Sangre, corazón y alma

En cualquier deporte colectivo -si bien, hay excepciones- el equipo que dispone de los mejores jugadores suele ser el mejor, el equipo a batir. ¿Y cómo se consiguen a los mejores? Bueno, parece sensato afirmar que para conseguir a los mejores es necesario invertir dinero. Por tanto, es posible deducir que el equipo que más invierte suele disponer de los mejores jugadores. Hasta ahora, todo parece lógico. En el mundo del fútbol en las últimas décadas lo venimos presenciando, pero elevado a la máxima potencia, sin que de momento podamos vislumbrar si existirá algún límite. Inversiones desorbitadas, sueldos estratosféricos; el dinero se ha convertido en una nueva religión donde los jeques y demás multimillonarios rusos o americanos son los nuevos profetas. Si falta un defensa o un delantero, se firma un cheque de 90 millones en un segundo y listo. Los creyentes habíamos perdido nuestras esperanza en que un milagro pudiera devolver la magia a este deporte, que David derrotara a Goliat, que no ganara siempre el que más millones posee en la cuenta corriente y sí el que, con muy poco, se esforzara más que nadie. Y justo cuando más necesitados estábamos, llega uno que nos devuelve la fe.

Sangre, corazón y alma. Con estas tres palabras define a su equipo Claudio Ranieri, entrenador del actual campeón de la Premier Ligue desde el pasado lunes. En las casas de apuestas todavía se miran unos a otros atónitos, sin saber que ha podido suceder. 5000 a 1 se pagaba el título del Leicester City, un equipo que el año pasado fue portador del ‘farolillo rojo’ durante 175 días. Si bien es cierto que la victoria final de los Foxes se venía cocinando a fuego lento durante los últimos meses, no por ello deja de ser menos inesperada. Sus jugadores, hace no muchos años en Tercera división, ni siquiera destacaban entre los equipos de la zona media-baja de la clasificación. Ahora son llamados por sus respectivas selecciones. Un conjunto que comenzó la temporada con un escándalo en un prostíbulo tailandés, del que salieron despedidos tres jugadores y el entrenador. Un club que fichó a Ranieri, el cual venía de no ganar un solo partido con la selección griega en cuatro meses. Con un presupuesto inicial de 55 millones, una cuarta parte que la del Manchester United, los medios ingleses apuntan a que este año podrían desembolsarse 190 millones entre Liga, Champions y el aumento de las entradas. Lo dicho, un milagro del que muy de vez en cuando podemos ser testigos. Ojalá que no tarde muchos años en repetirse. El fútbol y sobre todo los aficionados lo necesitamos más que nunca.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Previa España – Macedonia: cuarto paso para entrar en el desafío mundialista

En esta jornada de parón internacional, España juega su tercer partido de la fase de clasificación para el Mundial de ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas