No te pierdas:
Inicio / Opinión / Tuna ¿mito o realidad?

Tuna ¿mito o realidad?

Todos y cada uno de nosotros hemos visto a estos alegres universitarios en algún instante de nuestra vida, ya sea en persona, en los periódicos, Internet, televisión o siendo protagonistas en un capítulo de la serie “Aída”.

Siempre les hemos tomado por los payasos de turno, vagos, prepotentes, por mujeriegos, o incluso por los machistas de la universidad. De hecho, esta idea preconcebida es equivocada pero no obstante, sigue arraigada en toda nuestra cultura. ¿No me creen? Esta bien, si buscamos en el DRAE la palabra tuno aparecerá lo siguiente:

1. adj. Pícaro,tunante.

2. m. Grupo de estudiantes.

3. f. Grupo de estudiante que forman un grupo musical.

4. f. Vida libre y vagabunda.

¿No os parece increíble que el siglo XXI esta idea siga en uso en un lugar tan importante como es la RAE?

Es bien cierto que esta institución fue creada por jóvenes que cantaban a cambio de bebida o limosna. Hemos de recordar que la tuna lleva desde el siglo XV y por tanto, era la forma de pagar las facturas a aquellos quienes no tenían dinero y debían hacerlo para sobrevivir.

Las cosas han cambiado, actualmente en casi todos los proyectos, la tuna posee un carácter social como la visita a Residencia de mayores u Hospitales, o, sin olvidar la introducción pionera de las tunas femeninas desde hace un par de décadas.

¿Entonces porqué tienen tan mala imagen? Para esto me puse en contacto con un chico de la tuna de Sevilla y la verdad que desde entonces mi visión de estos muchachos embutidos en mallas han cambiado. Espero que la tuya también.

Lo primero que esta persona me remarcó fue la diferencia entre tuno y tunantería. La persona crea un rol usando un seudónimo, una personalidad y una vestimenta diferente durante lo que dure ese acto, eso es un tuno. Para un tuno el honor de su grupo y el bienestar de este, está por encima de todo y se comportará adecuadamente. Ahora bien, tunantería es muy distinto.

Es una persona o grupos de personas que no respeta las normas de su institución hiriendo el honor de su tuna y aunque esto hace que las demás tunas le den la espalda son aquellas que tienen la fama.

Esta persona me comentó que estar en la tuna no era solo cantar y hacer el becerro, de hecho el mismo citó :

La gente solo ve la punta del iceberg, a la sociedad no le interesa saber que vamos a residencias u hospitales, es más fácil tacharnos de juerguistas. España no conoce el tuno, conoce la tunantería.

 ¿Puede ser esto verdad? Siempre se ha dicho que España es el país del toro y de la pandereta pero… ¿Hasta este punto de ignorancia hemos llegado? Después de esto, ¿quién está quedando anticuada y por tanto debe evolucionar?, ¿la tuna o la sociedad? El debate sin duda esta abierto.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

AsambleaUS

Convocatoria a la Asamblea Universitaria del jueves 11 de diciembre

Este jueves día 11 de diciembre, el CADUS (Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla) convoca a todos los ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas