No te pierdas:
Inicio / Opinión / Vidas y muertes

Vidas y muertes

Ría de BilbaoNuestras vidas son los ríos

que van a dar en la mar,

que es el morir:

allí van los señoríos,

derechos a se acabar

y consumir;

allí los ríos caudales,

allí los otros medianos

y más chicos;

y llegados, son iguales

los que viven por sus manos 

y los ricos.

 

 

Esta es la tercera copla que Jorge Manrique dedicó a su padre una vez fallecido este en el año 1476. La obra, Las coplas por la muerte de su padre, es una de las más importantes que conservamos en nuestra amplía literatura española en la que además podemos ver un puro ejercicio de reflexión sobre lo que representan las vidas y la muerte.

Los versos citados del poeta palentino en mi opinión son más que acertados, en su contexto y en nuestro  contexto del siglo XXI. Da igual todo lo que hayamos hecho en vida, porque cuando morimos, todos acabamos siendo iguales, todos acabamos siendo devorados por gusanos, o acabamos siendo unas simples cenizas. Da igual si te llamas Fidel, si te llamas Rita, si juegas al fútbol, si eres presidente o si trabajas en una panadería. Existen personas que muere rodeada de mucha gente querida u odiada por el fallecido, gente que muere rodeada de sus seres más queridos y gente que muere en la más absoluta soledad.

Tratar este tema sé que es algo especialmente controvertido después de las dos semanas que estamos teniendo, pero estoy dispuesto a hacerlo. Durante nuestras vidas todos hacemos cosas que son considerados como buenos actos y cometemos actos que éticamente están mal: hay gente que mata, hay gente que roba y hay gente que compra películas y discos pirateados en la playa.

Cubanos exiliados en Miami celebran la muerte de Fidel Castro (AFP)

Cubanos exiliados en Miami celebran la muerte de Fidel Castro (AFP)

Si algo tengo claro de todo lo que ha pasado, es que alegrarse de la muerte de alguien es un acto inhumano y repugnante. Por muy malos actos que haya cometido, no creo que haya algo peor que reírse de la muerte de alguien. O seguramente sí: matar. Hablando de política puedo coincidir con las personas de mi entorno o no, pero tengo claro que no vale la pena ensuciarse las manos de violencia porque la persona que tengo enfrente no comparta mi ideología.

 

13901119682_78542a25ce_z

“¿Merece quien ha matado o robado dinero público minutos de silencio?” Puede que sea esa la pregunta más compleja de hacer. En mi opinión la respuesta es que SÍ. Y entiendo a quien no comparta mi opinión alegando que los asesinos y los ladrones no tuvieron respeto con nosotros. Yo prefiero a ellos mostrarles el respeto, porque no hacerlo sería acercarse a su categoría. Y el respeto como muchos dicen se gana, pero a quien no conocemos de nada debemos tenerles un poco de respeto, y el único ser que puede ganarse o perderse el respeto es él mismo con sus actos.

Tanta paz llevemos como descanso dejamos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

8 recomendaciones para el 8 de marzo

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una fecha que reconoce la lucha de ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas