No te pierdas:
Inicio / Opinión / Vis a vis, encarcelado en mí mismo

Vis a vis, encarcelado en mí mismo

Gracias a Dios, poseemos cierta estabilidad en nuestra vida. ¿Cuál es el final de cierta estabilidad?, ¿existe o solo es posible con billetes tintados en nuestro bolsillo?

Macarena, joven, rubia, “pija”, con dicha estabilidad en su vida, de padre funcionario y madre ama de casa. Se enamora de un tipo el cual está comprometido y a causa de este más una encerrona con un supuesto robo por parte de ella hacia el capital de este empresario, es encarcelada. ¿Saldrá de prisión? Por ahora, en ella está después de pasar por mil y una aventuras.

No sé si este es el fin real de la serie, pero no paro de pensar cada vez que sintonizo Antena 3 para ver un nuevo capítulo de Vis a Vis cada miércoles, cuánto se puede complicar nuestra existencia y cuándo acabará o empezará una nueva etapa en nuestra vida. ¿Quién sabe hacia dónde vamos? Esa angustia recorre mi ser mientras pienso que no me enseñaron a levantarme y desde pequeño, ya sabía caerme. Esa amalgama de sentimientos cuando me planteo con frialdad la vida, mi existencia o futuro, recorren mi alma.Pero también siento vértigo por todas los logros, aunque pequeño sean, pero son pequeñas pinceladas que conforman mi ser, ya que por desgracia ninguna puerta será abierta con llaves, solo con la experiencia y conocimiento que vayas absorbiendo con el paso de los años.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Cuando lo importante no cobra importancia

No me importa cómo vestir, ni si ir o no a la moda. No me importa que tendré de comer ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas