Home / Política y Economía / La “Ley Mordaza” no acalla las críticas
Congreso de los diputados
Congreso de los diputados

La “Ley Mordaza” no acalla las críticas

El PP aprueba en solitario, y entre numerosas críticas, la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana.
El gobierno ha hecho uso de la mayoría absoluta para aprobar en solitario, y ante una verdadera lluvia de críticas, la nueva Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana. La norma será llevada ahora ante el Senado y entrará en vigor próximamente. Con 181 votos a favor -frente a los 141 en contra- han aprobado la”Ley Mordaza”. Nacida del seno del Partido Popular, y tras un año de gestación, esta nueva modificación del código pretende imponer sanciones administrativas por faltas que antes sólo se incluían en el Código Penal. El proyecto de dicha ley ya fue aprobado el pasado 25 de noviembre entre promesas de PSOE e Izquierda Plural de derogarla en cuanto consiguieran la mayoría absoluta. La oposición presentó un total de 250 enmiendas al texto, de las cuales el gobierno parece haber aceptado la modificación o eliminación de 33.

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior.

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior.

Aquellos ciudadanos que cometan infracciones leves tendrán que pagar una multa de entre 100 y 1.000 €, las graves tendrán un coste que oscila entre 1.001 y 30.000 €, por último, las faltas muy graves serán castigadas con multas de hasta 600.000 €.
En la lista de infracciones leves se incluye la venta ambulante no autorizada -“top manta”-, “el botellón” – cuyas multas antes podían ascender a 30.000 €-, y las faltas de respeto a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad mientras estén realizando su trabajo. Entre las faltas graves destaca “la perturbación grave de la seguridad ciudadana” producidas en manifestaciones “frente al Congreso de los Diputados, Senado y asambleas legislativas de comunidades autónomas aunque no estuvieran reunidas.” Las sanciones máximas se impondrán en caso de proyectar haces de luz sobre conductores de medios de transporte con el objeto de provocar accidentes, manifestarse sin comunicación previa y fabricar, almacenar o usar explosivos catalogados o artículos politécnicos sin documentación pertinente o excediendo los límites autorizados.

 

“Los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla mientras intentan superar, en grupo, los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España”

Uno de los puntos donde radica mayor polémica es el referido a la regulación de la devolución de los inmigrantes ilegales en las fronteras de Ceuta y Melilla. Esta norma permitirá a las Fuerzas de Seguridad devolver de forma inmediata a aquellos inmigrantes que crucen la frontera. Las denominadas comúnmente “devoluciones en caliente” habían estado prohibidas hasta ahora, ya que todos los inmigrantes que llegan a España tienen derecho a que se compruebe si son menores y/o refugiados, además de solicitar asistencia letrada.

En cuanto a esto último Antonio Trevín, diputado del PSOE, ha culpado al gobierno de querer cambiar la ley de Extranjería “por la puerta de atrás”. No ha sido la única muestra de descontento contra la modificación de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, pues incluso miembros de la Unión Europea han criticado la decisión del gobierno popular de “legalizar lo ilegal” tal y como ya expresaba a principios de mes el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks.
Otras voces -miembros del 15M- decidieron expresar su descontento  entonando la famosa canción “Do you hear the people sing?” de la obra Los Miserables durante el debate. Poco les duró la interpretación, pues fueron inmediatamente expulsados de la Cámara.

Más silenciosa fue la protesta simbólica de Cayo Lara, Alberto Garzón y demás miembros de Izquierda Plural. Estos optaron por llevar “mordazas blancas” en señal de protesta. Hasta en dos ocasiones fueron increpados por el presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, para que prescindieran de ellas.
Por su parte el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha respondido a toda esta lluvia de críticas. “Si me dan la dirección donde a esa pobre gente los podemos trasladar y garantizan su manutención y que les dan trabajo le aseguro que les enviamos. Pero hay mucha hipocresía”, dijo sobre la polémica “legalización” de las “devoluciones en caliente”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies