No te pierdas:
Inicio / Política y Economía / Rita Barberá muere por un infarto a los 68 años

Rita Barberá muere por un infarto a los 68 años

Los hechos han ocurrieron en un hotel de Madrid en torno a las 7 de la mañana del pasado miércoles

La senadora y exalcaldesa valenciana Rita Barberá ha muerto este miércoles 23 de noviembre en torno a las 7 de la mañana en un hotel situado en el centro de Madrid, el hotel Villa Real, tras una parada cardiorrespiratoria.

La histórica dirigente del PP de Valencia comenzó a sentirse mal y sin fuerzas para asistir a la sesión de control del Senado, con lo que decidió dormir junto a su hermana y a su sobrino en el hotel. Al despertar, en torno a las 7 de la mañana, se dieron cuenta de que no respiraba y decidieron realizar una llamada al 112. El equipo médico que se desplazó hasta el lugar intentó practicar una reanimación cardio-pulmonar durante más de 30 minutos, pero a pesar de esto sólo pudieron confirmar su fallecimiento. Posteriormente su cuerpo fue trasladado a Valencia, donde se realizó una misa a las 19:30 horas.

A lo largo de toda la mañana se produjeron visitas de distintos miembros de su partido al hotel donde falleció. Entre otros, hemos podido ver a María Dolores de Cospedal, Secretaria General del PP, Juan Ignacio Zoido, Ministro del Interior, o al Presidente del Senado, Pío García-Escudero. Además, también se han producido diversos homenajes, con acciones como guardar un minuto de silencio en el Congreso y en el Senado, abrir un libro de condolencias o colocar fotografías y ramos de flores en su casa y en la fachada principal del Ayuntamiento de Valencia. En cuanto a los actos fúnebres, se realizarán el jueves 24 a las cuatro de la tarde, en la más estricta intimidad.

Desde hace semanas sus compañeros del partido la notaban cansada y desmejorada, y le recomendaron que dejase su escaño y se alejase de la vida política para centrarse en el “caso Taula”, con el que estaba siendo investigada por posible tráfico con dinero negro en su última campaña electoral junto a otros 50 diputados. Además de esto, después de su muerte sus compañeros también han denunciado el “ensañamiento” político y mediático que la senadora ha recibido, que podría haber producido los problemas que tenía.

Tras su muerte, surgen dos incógnitas principales acerca de lo que ocurrirá en el ámbito político y judicial. En primer lugar, surge la duda de quién ocupará su escaño en el Senado. Barberá, al no haber sido elegida por sufragio universal en las elecciones generales sino por designación autonómica, no le sustituirá el siguiente en el Senado, sino un sustituto previamente designado, Antonio Clemente Olivert, farmacéutico y diputado autonómico desde 1995. Clemente podrá incorporarse a su nuevo cargo en cuanto realice todo el papeleo pertinente.

En segundo lugar, otra duda bastante cuestionada es qué ocurrirá con el ‘caso Taula’, con el que declaró en el Tribunal Constitucional el pasado lunes 21 de este mes, negando cualquier tipo de caja B en el PP de Valencia. El Código Penal recoge que al fallecer una persona se extingue la responsabilidad penal. Que esto ocurra no implica que se archive este caso, sino que el procedimiento judicial relacionado con la presunta financiación irregular del PP continuará con el resto de investigados, preparándose pronto la apertura de juicio oral.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Resumen de la Jornada 11 de la Liga Santander

La jornada 11 se planteaba como la última que íbamos a disfrutar antes del nuevo parón de selecciones. Traía consigo ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas