No te pierdas:
Inicio / Política y Economía / El primer discurso del monarca
El monarca
El moncarca

El primer discurso del monarca

El rey intenta ilusionar a los ciudadanos en un tiempo de profundo descontento y cansancio social.

Felipe VI, rey de España.

Felipe VI, rey de España.

El pasado 24 de diciembre, el Rey Felipe  pronunció su primer discurso navideño, generando de manera inmediata una ola de opiniones divergentes que coparon la mayoría de los titulares y tertulias navideñas.

Aunque sus palabras denotaron cierta monotonía o quizás, ambigüedad,  retrotrayéndonos a discursos más propios del reinado de su padre,  el monarca transmitió, siempre bajo indirectas, la “indignación” y el “desencanto” de la sociedad española por la corrupción, el desprestigio de las instituciones, la precariedad económica y los “inaceptables” índices de paro, sin olvidar, el guiño obligado al nacionalismo catalán y su apuesta por superar ” rupturas emocionales” en un contexto político de riesgo como el actual.

Además, pudimos orientar su alegato hacia el alcance de un tiempo nuevo en el que propone la superación de grandes retos como la regeneración de la vida política y la garantía del estado de bienestar.

Como era de esperar, el nuevo monarca evocó los grandes temas sociales españoles, el paro y la corrupción.

“Cortar la corrupción de raíz y sin contemplaciones.” Palabras dedicadas a la ciudadanía española, un día después de conocerse el auto del juez Castro que sentará a la infanta Cristina en el banquillo

El  recién estrenado monarca, no mencionó la situación penal de la infanta , ni de su marido Iñaki Urdangarín, gesto que algunos calificaron de prudente y otros, en cambio, de cobarde.

Por otro lado, el rey Felipe  define la lucha contra el paro como “la gran prioridad”, aún así, optó por mantenerse neutral y  por adoptar una posición de tibieza, reconociendo que muchas de nuestras empresas son punteras en diversos sectores.

No olvidó mencionar su preocupación y tristeza ante la situación de la comunidad catalana ya que “formamos parte de un tronco común del que somos complementarios los unos de los otros pero imprescindibles para el progreso de cada uno en particular y de todos en conjunto”. Sin embargo, tras hablar del respeto hacia la constitución, anima a “seguir construyendo juntos un proyecto”, dejando entrever que no son saludables apuestas en solitario para abordar reformas constitucionales, máxime si la constitución del 78 vino precedida de un amplio consenso de la clase política de antaño.

Abogando por una profunda renovación de la vida colectiva y transmitiendo un mensaje de esperanza para alcanzar una España moderna, el rey ponía punto final a su discurso, abriendo paso a una nueva era que no parte de cero y deleitándonos con una despedida en castellano, gallego, euskera y catalán.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Te puede interesar

Las claves del informe PISA 2015

En el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA de 2015, España vuelve a ocupar ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas