Home / Sociedad / A machetazo limpio
Ministro Wert

A machetazo limpio

  • Tras la implantación de la LOMCE, miramos atrás para comprender el extraño caso del Ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert.

El pasado día 20 de noviembre de 2013, el mismo día que asociaciones y sindicatos estudiantiles de toda España convocaban una huelga para exigir por enésima vez la dimisión del ministro José Ignacio Wert, éste afirmaba ante los periodistas: “Esto es una jungla, y yo sin machete”.

Resultan irónicas sus palabras si observamos su trayectoria como alto funcionario desde que ocupó el cargo de ministro en noviembre de 2011. En estos dos años de legislatura popular no solo ha conseguido ser el político más impopular (valga la ironía), con una nota de un 1’76 según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), sino que también se ha ganado la enemistad generalizada de todo el sector educativo: estudiantes, docentes y padres.

La causa de todo este malestar tiene unas siglas muy concretas. La nueva reforma de la educación no parece contentar a nadie, y cabría plantearse racionalmente si tiene lógica llevar adelante una ley a la que se oponen los sujetos directamente afectados por dicha norma. Quizás deliremos, y las voces que se escuchan allá fuera no sean más que la enésima conjura de la izquierda alentada en la sombra por el PSOE. O la mayoría silenciosa.

Independientemente del apoyo que tenga la nueva ley, más que su mera existencia, resulta más sorprendente la estoica actitud del ministro ante tal aluvión de críticas, sin duda sin precedentes. Y más concretamente su actitud.

Razones para odiar

Wert se ha pasado media legislatura batallando contra el mundo defendiendo la LOMCE y los recortes llevados a cabo por el gobierno, y eso le ha fraguado muchos enemigos.

wert-educacion-ciudadania-ideologia-decreto-borrador-proyecto--644x362Se enemistó de los estudiantes y padres en cuanto las tasas universitarias subieron hasta triplicarse al precio inicial en tercero y cuarto, sin contar con que el alumno tuviera que repetir alguna asignatura. También cuando subió la nota de corte para acceder a becas especiales hasta el 6’5, alegando que «quizá el estudiante que no llega al 6,5 debería estar estudiando otra cosa», medida que corrigió posteriormente. No podemos olvidar el caso reciente de las becas Erasmus, en el que se pretendía realizar un recorte con efecto retroactivo en las ayudas para la beca, que sin duda obligarían a muchos a regresar. La supresión de las becas Séneca, de libros y el recorte en las de comedor y el mayor peso de la asignatura de religión son algunas de las muchas razones que pueden encontrarse para rechazar al ministro.

Se enemistó con los docentes, además de por las razones anteriormente mencionadas, gracias a la masificación de las aulas, fomentada por los recortes económicos (cortesía de Montoro) y la disminución de la plantilla de profesores.

Se enemistó con los catalanes cuando, en pleno debate parlamentario, afirmó que el interés del ejecutivo de Rajoy con la reforma de los modelos lingüísticos (con la cual se elimina el modelo de inmersión en función desde hace más de 30 años) era “españolizar a los catalanes” con el propósito de que “se sientan tan orgullosos de ser españoles como catalanes”. Por alguna razón el diputado por CiU Durán y Lleida afirmó que Wert, con esas declaraciones, lograba “alimentar el independentismo”.

Y por último, se enemistó con sus propios compañeros de partido. No importa que algunos de sus miembros, incluido el Presidente del Gobierno, salgan esporádicamente en defensa de su persona y sus medidas, pues el rechazo de parte de su partido hacia sus políticas y sus declaraciones es tal que hace tiempo que los medios se hicieron eco de ello. Wert tiene al enemigo en casa.

Una segadora agrícola

Antes afirmaba que resultaban irónicas sus declaraciones en tanto que, a pesar de los odios generalizados que despiertan sus medidas en el sector para el que él trabaja, e incluso entre sus propios compañeros, ha mostrado tener una tenacidad legendaria a la hora de mantenerse en su puesto. Muchos políticos han renunciado por mucho menos. Visto lo visto, más que un machete, parece que el ministro conduce una segadora agrícola a través de una jungla verde… verde como la marea verde, como se les conoce a los defensores del sector educativo y que se manifiestan en las calles.

¿Cuál es su secreto? Nadie duda de que Wert es uno de los factores más dañinos de la imagen pública del PP. Es razonable creer que, de tener la oportunidad de desembarazarse de él sin llamar la atención de la opinión pública, lo harían sin dudar. No obstante, no lo hacen.

El misterioso caso de la no-dimisión de Wert no es más que un ejemplo más de la estrategia comunicativa que lleva a cabo el partido desde que comenzaron a gobernar. Casos semejantes podemos exponer con facilidad: la actitud del PP ante el caso Bárcenas, las escasísimas comparecencias del partido ante los medios y sus contestaciones ambiguas, la falta de transparencia y de responsabilidades políticas… el blindaje y la inflexibilidad se han convertido en sus máximos valores.

Probablemente con las acciones, o más concretamente con las “inacciones” del Gobierno (entre ellas la no-dimisión de Wert), están enviando una imagen muy concreta a una parte de su electorado que concurre con las medidas ante la cual le conviene mostrarse “firme” y “decidida”, muy en consonancia con la imagen transmitida desde los medios generalistas afines.

Respecto a Wert, lo más seguro es que continúe en su puesto toda la legislatura, pero que paulatinamente vayan apartándolo del ojo público a medida que la fecha de la entrada en vigor de la LOMCE vaya alejándose y emborronándose en el inconsciente colectivo

Un comentario

  1. Claro porque decia la verdad,porque la educacion actual aun es un desastre con tanta teoria.La educacion tendria que ser mucho mas practica que teorica.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

3+2/ Triana Álamo

Wert contra la universidad pública

El decreto «3+2» implica la devaluación  del título de grado, costes inasumibles para la mayoría de estudiantes y el posterior ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies